Interior ordenó crear una unidad secreta de Policía para desgastar al soberanismo

Este grupo, que se constituyó hace dos años, busca indicios de corrupción de dirigentes políticos catalanes o miembros de su entorno

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz |

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, habría ordenado constituir una unidad policial secreta para buscar indicios de corrupción vinculados a dirigentes políticos catalanes o miembros de su entorno para desgastar así al soberanismo, según han denunciado este lunes el periódico Ara y eldiario.es. Este grupo se constituyó hace dos años al margen de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (Udef) por indicación del ministro y estaría integrado desde 2012 por agentes de Asuntos Internos y de otra unidad, que actúan fuera de sus competencias y sin control judicial. Aunque Interior ha negado esta información, tanto el Govern como ERC han pedido explicaciones al ministro y, en caso de demostrarse su existencia, su dimisión.

eldiario.es hadenunciado la existencia de este grupo tras acceder a una oferta interna de la Dirección de la Policía para cubrir una de las vacantes. Aunque en apariencia se trataría de una oferta para inspectores que quieran incorporarse a la Unidad de Asuntos Internos, los requisitos para optar a la plaza tienen que ver muy poco con las requeridos tradicionalmente.

En primer lugar, se valorará “positivamente” en los inspectores aspirantes “tener conocimientos y/o experiencia” en la investigación de delitos relacionados con el “crimen organizado, delincuencia económica y fiscal, blanqueo de capitales, etc.”. El segundo requisito que puntúa para la obtención de la plaza es haber trabajado en grupos de investigación, ya sea Judicial o de Información. Y la tercera, el conocimiento de idiomas, con una mención expresa a las “lenguas cooficiales de España.

Según eldiario.es, este grupo ‘anti-independentista’ estaría integrada desde 2012 por agentes de Asuntos Internos y de otra unidad, que actúan fuera de sus competencias y sin control judicial.

Fuentes consultadas por el eldiario.es vinculan la creciente actividad del grupo en detrimento de la UDEF a los problemas de Interior para controlar esta última unidad.

ERC y la Generalitat piden explicaciones

El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha asegurado este lunes que pedirá la dimisión del ministro del Interior si se demuestra que ordenó constituir esta unidad secreta policial.

Homs ha pedido al Gobierno central “explicaciones inmediatas”. “En un país normal y corriente un ministro debería marcharse si pasan estas cosas”, ha afirmado el también conseller de Presidencia de la Generalitat, que ha considerado que la policía no puede actuar por intereses partidistas.

Los agentes “tienen que perseguir delitos, no razones de inspiración política”, ha agregado Homs, que ha calificado de muy grave la información que ha trascendido al respecto.

Por su parte, la portavoz de ERC, Anna Simó, ha anunciado este lunes que el partido ha pedido las comparecencias en el Congreso de Fernández Díaz, y del director de la Policía, Ignacio Cosidó, para que den explicaciones sobre si ordenaron constituir una unidad policial secreta para buscar corrupción en Cataluña y desgastar así al soberanismo.

Lo ha dicho en rueda de prensa tras reunirse la dirección del partido y después de que el periódico ‘Ara’ y ‘eldiario.es’ hayan publicado que este grupo se constituyó hace dos años al margen de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (Udef) por indicación del ministro.

ERC ha dicho que, si se confirma su existencia, la unidad sería ilegal, y ha considerado irónico que lo haya podido impulsar Fernández siendo miembro del PP catalán, partido que en Cataluña tiene un eslogan contra el soberanismo, ‘Los catalanes somos gente legal’: “La gente legal no puede hacer cosas ilegales”, ha ironizado.

Los republicanos consideran que el Estado debe combatir el fraude, pero a partir de unos indicios y con un amparo legal, pero creen que esta unidad va “por libre” con el único objetivo de desgastar a los políticos catalanes.