El ‘hombre de pie’ vuelve a congregar a los ‘indignados’ turcos en la plaza Taksim

La 'primavera turca' ya tiene su símbolo. Cientos de ciudadanos se congregaron este lunes por la noche en una manifestación pacífica en la plaza Taksim en torno a un único hombre que plantó cara a la policía y al que ya se conoce como 'el hombre de pie'. La emblemática y céntrica plaza estambulí estaba prácticamente vacía, pues las fuerzas del orden impidieron el acceso a miles e trabajadores en huelga, funcionarios públicos, médicos, ingenieros y dentistas. Pero Erdem Gündüz se plantó allí y permaneció, solo e inmóvil, con los ojos fijos en el Centro Cultural Ataturk, que el Gobierno planea demoler.

La policía evidentemente no supo qué hacer con este singular manifestante, que no decía nada y solo llevaba consigo una bolsa. En poco tiempo, se convirtió en tema recurrente en Twitter (#durunadam) y cientos de personas se unieron a él.

Según informó el diario Hurriyet en su página web, fueron 300 los hombres y mujeres que siguieron a Gündüz hasta que éste finalizó su protesta a primera hora de la mañana de este martes, tras cerca de seis horas de pie.

Gündüz, que fue detenido por la policía y posteriormente puesto en libertad, precisó que, además de protestar contra el Gobierno, también es crítico con los medios de comunicación locales. “Cuatro personas murieron y no lo mostraron. La (eventual) renuncia de este gobierno no es suficiente. Este sistema tiene que cambiar. Esto es un grito, yo soy una persona. Mañana vendrá otra”, añadió.

Un segundo ‘hombre de pie’ fue visto en el barrio Besiktas de Estambul, y la policía comenzó a perseguir a los que se juntaban a su alrededor.

Como una protesta simbólica contra las detenciones en Taksim, numerosos zapatos quedaron junto al ‘hombre de pie 2′, que seguía este martes con su silenciosa protesta.

Violencia en Ankara

Mientras las movilizaciones pacíficas se suceden en Estambul, en Ankara se producía una de las más duras intervenciones de las fuerzas del orden. Los antidisturbios se desplegaron alrededor del Parque Kugulu, donde los manifestantes dormían en tiendas de campaña, y comenzaron una operación con gases lacrimógenos y cañones de agua para desalojar el lugar.

En la acción policial, que duró hasta la 01.00 GMT (03.00 horas en España), numerosos manifestantes fueron golpeados y heridos, algunos con traumatismos en la cabeza y roturas de brazos, según asegura la opositora sendika.org en su página web.

“Yo estoy en Kugulu. Ellos golpearon gravemente a los jóvenes. Estoy llevando dos de ellos al hospital…”, comunicó Aylin Nazliaka, diputado del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), en un ‘tweet’.

La Asociación turca de Médicos (TTB) ha contabilizado 4 muertos y 7.822 heridos, 59 de ellos graves, en las tres semanas de protestas en trece provincias del país.

Entre los heridos graves hay seis que luchan por su vida, mientras que once han perdido la vista y 100 sufrieron traumatismos craneales.

En su más reciente informe, la TTB denuncia, entre otros, que la policía ha atacado centros de salud que se habían establecido en algunos lugares cercanos a los sitios de las protestas.

Los diarios turcos afirman que en los últimos dos días, unas 500 personas fueron detenidas en Estambul y Ankara.