Los vestidos más destacados de la gala de Eurovisión

Raquel del Rosario, solista del grupo musical “El sueño de morfeo”,  representaba el pasado fin de semana a España en el Festival de Eurovisión con la canción “Contigo hasta al final”. Durante su actuación, la cantante ha lució un vestido de la firma de alta costura, Yolancris, inspirado en la fusión entre los estilos rock y el folk del tema escogido para Eurovisión. Diseñado especialmente para la ocasión, el modelo está elaborado en gasa de seda y tul amarillo. El vestido de corte vaporoso y estilo boho está terminado con sofisticadas aplicaciones artesanales en forma de pequeñas cadenas y tachuelas que adornaban la zona de los hombros.

Para el Festival de Eurovisión, la artista decidió apostar por la firma catalana debido a la filosofía “Made in Spain” y el carácter auténtico de sus diseños. La colaboración entre Raquel y la marca, ha contado con la implicación y colaboración de la artista durante todo el proceso de creación capitaneado por Yolanda Pérez, directora creativa de la firma, y su equipo. La cantante eligió ir descalza como ya adelantó unos días antes.

Aliona Moon, cantante moldava, sorprendió con su vestido, que consistía en un sofisticado cuerpo blanco, y una larga falda rosa que se iluminaba al ritmo de la música.

La representante francesa, Amandine Bourgeois, desprendió mucha sensualidad. Todo el mundo apostaba por la rubia de ojos azules y voz rasgada que se presentaba como un torbellino. Y no fue para menos. El traje que eligió para representar a su país era un vestido negro de cuero, entero de flecos. Llevaba un look muy rockero pero no consiguió gustar al público europeo lo suficiente, ya que quedó en el puesto número 23.

Bonnie Tyler llegó representando a Reino Unido. Eligió ir de negro entera con un traje con una sofisticada camiseta que en el lateral colgaba tiras de tela en tonos negros y grises a la vez que cadenitas. El motivo que llevaba en uno de los hombros se parecía a las tachuelas y cadenas que llevó raquel del Rosario. Acompañado de unos leggins también negros, la veterana de la música no consiguió tampoco hacerse con el público, colocándola en la posición 19.

Dina Garipova, la cantante rusa, eligió ir de largo con un vestido en tono rosa palo de seda, en el que el corte aparentemente es palabra de honor, pero le salen mangas de encaje. Sin duda un vestido muy elegante que representante del romanticismo.

Krista Siegfrids, la más polémica de todas al finalizar su actuación al besarse con una de sus compañeras. Llevaba un vestido blanco, simulando el de una novia, por arriba encorsetado y por abajo a modo de tutú de ballet, corto por delante y largo por detras. Los zapatos y los pantalones que llevaba debajo del vestido eran rosa fosforito, haciendo así un contraste muy llamativo. La guapa rubia fue el centro de atención durante Eurovisión.

No nos podemos olvidar de la ganadora del concurso, la danesa Emilie Forest, que eligió ir de veige, muy discreta. El vestido, acababa en mediapierna en varios picos, también salía descalza igual que la representante española.

Loreen, la sueca ganadora del año pasado, sorprendió con su actuación de ‘Euphoria’, con un vestido blanco con grandes plumas en los hombros.