El PSOE empieza a asumir que quizá tenga que adelantar las primarias para frenar su pérdida de apoyos

El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, ha manifestado que los socialistas deben centrarse ahora en "atender los problemas reales" de la ciudadanía, asegurando que la "discusión nominalista" actual sobre quién puede ser el futuro líder del PSOE es "una locura" que distancia al partido de una población que "está padeciendo una situación límite". En una entrevista publicada este domingo por el diario Información de Alicante, el presidente del PSOE federal asegura: "Respeto profundamente y quiero, con verdadera amistad, a Patxi López, a Eduardo Madina, a Carme Chacón. Por eso mismo, mi amistad con todos ellos me anima a decirles: el momento de la competencia todavía no ha llegado". Patxi López y Eduardo Madina estarán este lunes en la reunión de la Ejecutiva, socialista, la primera que se celebra desde que se supo que Madina estaría dispuesto a presentarse a la primarias que decidirán el candidato para las próximas elecciones generales. Griñán se alinea con el ‘ahora no toca’ o, lo que es lo mismo, ‘el PSOE no está en eso’ que ya defendió la semana pasada Alfredo Pérez Rubalcaba. Y, exactamente igual que hizo el secretario general, se escuda en que la ciudadanía tiene otras urgencias que nada tienen que ver con las guerras por el poder en el principal partido de la oposición. La cuestión es que si la respuesta a esas urgencias es importante, no lo es menos que la formule un líder creíble, a quien no le recuerden a cada paso que formó parte de un Gobierno en parte responsable de que se haya llegado a la actual situación.

Ese es uno de los motivos por los que a Ferraz y a la Junta de Andalucía les ha molestado que, cuando por fin el PSOE había conseguido conectar con uno de los colectivos más golpeados por la crisis, el de los desahuciados, las peleas de alcoba vuelvan a llevarse todo el protagonismo. Ocurrió la semana pasada cuando se puso sobre la mesa el nombre de Eduardo Madina como posible candidato a las primarias, que le disputaría a otro político vasco, el exlehendakari Patxi López. A Rubalcaba no le sentó bien y se le notó en la entrevista televisiva a la que acudió ese mismo día. Y qué decir de la Junta de Andalucía, que ha visto el foco mediático se movía de su decreto para las expropiaciones antidesahucio a la carrera por relevar a Rubalcaba. Pero la presión de algunos dirigentes es muy fuerte y ya se empieza a hablar incluso de la posibilidad de adelantar las primarias, algo que nadie se ha atrevía ni siquiera a mencionar hasta ahora.

Mientras que López ha negado esta semana que esté sondeando sus apoyos entre las distintas federaciones del partido, Madina ha guardado silencio, aunque en Ferraz confían en que comparta públicamente su tesis de que no es el momento de hablar de primarias sino de reforzar el proyecto programático, una tarea en la que el PSOE está embarcado durante todo el 2013 y que culminará a finales de octubre con una gran conferencia política.

Entretanto, engorda la lista de dirigentes y diputados socialistas alarmados por el estancamiento del PSOE, que piensan que Rubalcaba es parte del problema y que su estrategia marcada para los próximos meses es un “calendario suicida”. Este sector opina que la reforma programática tiene que ir acompañada en paralelo de una renovación en las personas, y que eso debería producirse antes de final de año, para intentar remontar en las elecciones europeas de mayo de 2014. De hecho, aunque el líder socialista y el presidente del partido y de la Junta de Andalucía firmaron una especie de tregua a principios de marzo, Griñán ha rehusado pronunciarse sobre si apoyaría a Rubalcaba como posible candidato en un futuro. “Para eso yo siempre utilizo la misma expresión: cuando lleguemos al río, cruzaremos ese puente”, ha dicho en sus declaraciones a Información.

Otro asunto que divide a los socialistas es si decantarse por las primarias o por un congreso federal extraordinario, que no solo decida el próximo cartel electoral sino, además, el nuevo liderazgo socialista, de forma que se eviten las tan temidas bicefalias. Desde Ferraz, como es lógico, se defiende la legitimidad de Rubalcaba para continuar al frente del partido y se recuerda que ganó el congreso federal de Sevilla a Carme Chacón en febrero de 2012. “¿Qué prisa hay en quemar ya al candidato?”, se pregunta una persona del círculo de confianza de Rubalcaba citada por la agencia Efe, que esgrime que las europeas de 2014 pueden suponer un varapalo tanto para el PP como para el PSOE -esté quien esté al frente-, dado el creciente desafecto hacia la UE, a la que cada vez más ciudadanos ven como una de las responsables de las políticas de austeridad.

La situación es tan crítica que, aunque oficialmente el PSOE mantiene la tesis de que las primarias no se adelantan y que siguen fijadas después de las elecciones europeas de 2014, la posibilidad de celebrarlas antes se va abriendo paso. Un adelanto de las primarias no tendría que suponer ningún problema puesto que está previsto que sea la Conferencia Política de otoño la que apruebe el reglamento que debe regularlas. Además, una vez que el l PSOE tenga su proyecto renovado y definido, va a ser casi imposible contener el debate sobre quién debe encarnar ese proyecto para ofrecerlo a los ciudadanos. Pero sería más coherente y presentable ante los votantes que el futuro líder del partido participara activamente en la renovación del proyecto, en lugar de tener que asumir la defensa del producto de otros.

Cierto que el previsible varapalo a los dos grandes partidos en las elecciones europeas puede ser un lastre para el candidato recién elegido, en el caso de que las primarias se celebren antes de las europeas. Pero ese mal resultado, tanto para el PSOE como para el PP, se da ya por descontado y, en cambio, los partidarios de acelerar el proceso de primarias esgrimen que el partido no puede seguir sufriendo el lento pero constante desgaste que revelan ahora mismo todas las encuestas. Con este panorama, cada vez se hace más urgente una inyección de ánimo a las bases y los votantes socialistas por la vía de las primarias y de un nuevo liderazgo.