Cañete, el ministro que come yogures caducados y se ducha con agua helada

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, no deja de sorprender con sus declaraciones y su estilo campechano y afable, lo que a veces le hace ser el centro de las críticas, en parte por no pensar, eso sí sin malicia, lo que dice. Desde que en el año 2000, cuando era ministro de Agricultura ‘a secas’,  aseguró que el Plan Hidrológico Nacional se aprobaría “por cojones”, muchas de sus palabras han acabado en los titulares de la prensa. La última anécdota protagonizada por Cañete es de este mismo jueves, cuando invitó a los ciudadanos a ducharse con agua fría para ahorrar agua, ya que hasta que sale la caliente pasan unos cuantos segundos muy valiosos. Tras decir eso, Twitter lo convirtió en ‘trending topic’. Y, este viernes, el ministro se ha ratificado en lo dicho, al afirmar que está “muy orgulloso de incitar a los ciudadanos a economizar agua, a economizar energía y a emitir menos CO2, dentro de la libertad que tiene cada cual”. Arias Cañete respondía así en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros a una pregunta sobre si cree que pasará a la historia como el “ministro de las ocurrencias, primero con los yogures, ahora con las duchas frías”.

Corría el año 2000 cuando Arias Cañete quiso aprobar el Plan Hidrológico Nacional “por cojones”, anunciando delante de un grupo de agricultores murcianos que iba a ser un “paseo militar”. El plan no se aprobó, aunque no se puede decir que el ministro no le pusiese ganas al asunto.

Ese mismo año fue ‘autor’ de otra cita ‘gloriosa’ que quedará registrada para siempre al menos en internet: “El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno”, dijo por entonces, provocando el enfado de algún que otro colectivo feminista.

Sin embargo, a Cañete se le recordará sobre todo por ser el ministro que tuvo que lidiar con la crisis de las ‘vacas locas,’ que obligó a prohibir la venta de chuletón español, poniendo en cuarentena el mercado de ganado vacuno. Ante el miedo generalizado de la población, valiente él, se paseó por toda España asistiendo a degustaciones de carne de ternera para demostrar que no había nada que temer.

Estuvo en el cargo hasta 2004 y volvió ya con Rajoy a finales de 2011, por Navidad, “como el del anuncio del turrón El Almendro”, dijo cuando Rosa Aguilar le traspasó la cartera.

A principios de este año, Cañete declaró que había que cambiar la fecha de caducidad de muchos productos, ya que el margen de seguridad era mucho más alto que el que quedaba impreso, y llegó a decir como ejemplo que si veía un yogur en la nevera “ya puede poner la fecha que quiera que yo me lo voy a comer”, invitando al resto de los españoles a hacer lo mismo.  “Se sabe lo que es el hambre de verdad cuando se visita África”, aseguró para reafirmarse. Sus intenciones obviamente no eran malas, pero fue sin quererlo el blanco de todas las críticas.

La ‘última’ del ministro se produjo este jueves, cuando recomendó a todo el mundo ducharse con agua fría, ya que se perdía ese bien tan valioso esperando que saliese caliente. Junto a él se encontraba la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, quien no se mostró para nada de acuerdo. ”Es lo último que estaría dispuesta a hacer”, dijo Hedegaard, para la que este tipo de declaraciones provoca que la gente piense que ahorrar “significa tener una vida aburrida en la que no se puede hacer nada”.

Cañete comentó que antes era “un derrochador de agua”, hasta que el presidente del Gobierno le hizo “ministro encargado del agua en España”, de modo que ahora incluso prefería ducharse “con agua fría”.

Tras sus palabras, Twitter la  tomó con él y los usuarios hicieron todo tipo de bromas al respecto.

“Vivo con el miedo de entrar a ducharme y encontrarme a Arias Cañete sujetando firmemente el mando del agua caliente“, decía @Hank_Solo.

Arias Cañete come carne cruda para ahorrar gas y aceite… Y para ahorrar agua y jabón al fregar … Cañete es el Chuck Norris español”, se burlaba @Nacho_Abad.

“Lo que realmente pasa es que alguien está puteando a Arias Cañete abriendo el grifo de la cocina siempre que se ducha”, explicaba irónicamente @Carlos_Langa.

“Acabar de comer. Ver que aparece Arias Cañete a lamer las migas de la mesa, y llevarse huesos y mondas para la cena”, comentaba @Cernizo.

Y es que, las redes sociales no perdonan a nadie y menos a los políticos.