España se mide a Hungría, su primer gran escollo de la primera fase

Llega la hora de la verdad. La selección española de balonmano se enfrenta hoy (19.00 horas/Teledeporte) a su primera prueba importante en el Mundial del que es anfitrión al medirse a la poderosa Hungría, selección que, junto con Croacia, se perfila como el principal rival de los de Valero Rivera en la lucha por la primera plaza del grupo D. Después de dos ‘aperitivos’ (Argelia y Australia) y un choque de mayor nivel pero lejos de los dos que restan (Egipto), el ‘verdadero’ camino del actual bronce mundialista hacia las semifinales comienza en este choque con los magiares, habitualmente incómodos y con armas para poder complicar las cosas a cualquier combinado.

España vivirá su primer gran partido, que será también el gran examen para su primera línea. Tras la preparación y los tres primeros encuentros de este Mundial, defensas abiertas y con avanzado, han puesto a prueba la ‘maquinaria ofensiva’ de los de Rivera. En cambio, el rocoso 6-0 de los de Lajos Mocsai deberá hacer trabajar a Dani Sarmiento, Alberto Entrerríos y Jorge Maqueda, en principio los titulares en el ataque español, que tendrán que buscar las mejores soluciones para superar una de las mejores virtudes magiares.

Hungría ya tiró de físico para sacar un empate a 24 goles en el pasado Europeo de Serbia. Casi ocho meses después, en los Juegos de Londres, la selección de Valero Rivera ganó con facilidad (33-22) ante un rival que ya había recuperado a Laszlo Nagy, pero que demostró cierta dependencia del actual lateral del Veszprem, autor de siete goles.

El pasado 4 de agosto, la defensa española funcionó a la perfección y en ataque, el equipo logró encontrar los huecos para desarmar atrás al rival y encontrar a Julen Aginagalde (9 goles), que hoy tendrá que ‘pegarse’ con el centro de la zaga magiar, que tendrá bien aprendida la lección.

Los recursos de España

Por ello, Sarmiento debe erigirse en el ‘cerebro’ del combinado nacional y saber buscar las mejores soluciones ofensivas, mientras que uno de los ausentes en aquél partido, el veterano Alberto Entrerríos, tendrá que aportar su calidad y su lanzamiento, lo mismo que Jorge Maqueda, que en el partido del Copper Box acabó con siete goles.

Si estos no funcionan, será la hora del ‘gigante’ Ángel Montoro, llamado por Rivera para atacar estas defensas, y de Antonio García, que ayer ante Australia se dieron un baño de confianza. Además, en caso de superar el ‘muro’, estará Roland Mikler, un portero en estado de gracia, como demostró ante Egipto y en varias fases del partido ante Croacia, con ya 37 paradas en su haber.

En el caso de que el ataque no esté a su mejor nivel, España tirará de su seña de identidad, una defensa en paulatino crecimiento y muy intensa. Después de las pruebas en los anteriores partidos, el 6-0 liderado por Viran Morros, Gedeón Guardiola y Joan Cañellas, será el encargado de incomodar el ataque húngaro, liderado por Laszlo Nagy, que no obsesiona al seleccionador nacional, aunque tiene preparado algo por si fuese necesario prestarle más atención. Gabor Csaszar, Milorad Krivokapic y Tamas Mocsai son los otros jugadores peligrosos exteriores.

ALINEACIONES PROBABLES:

HUNGRÍA: Mikler (p), Tatai (p), Szollosi, Csaszar, Mocsai, Ivancsik, Harsanyi, Putics, Krivokapic, L.Nagy, K.Nagy, Zubai, Vadkerti, Ancsin, Lekai y Schuch.

ESPAÑA: Sierra (p), Sterbik (p), Tomás, Entrerríos, Aginagalde, Morros, Cañellas, Rocas, Ariño, Maqueda, García, Ruesga, Rivera, Montoro, Sarmiento y Guardiola.

PABELLÓN: La Caja Mágica.

HORA: 19.00/Teledeporte.