El juez y la acusación visionarán hoy las imágenes de la tragedia del Madrid Arena

El juez que investiga el caso Madrid Arena, la fiscal del Juzgado y los abogados personados en el proceso penal visionarán entre este jueves y el viernes en la Jefatura Superior de Policía las cintas grabadas por las 127 cámaras desplegadas en el recinto municipal en el que el pasado 1 de noviembre fallecieron cinco jóvenes debido a una avalancha humana. El objetivo es intentar determinar las causas de la tragedia y dilucidar aquellas cuestiones de las que se pueden derivar responsabilidades penales y civiles. Algunas de estas imágenes ya se han filtrado a los medios de comunicación desde aquella fatídica noche, aunque ninguna de ellas es del pasillo donde sucedieron los hechos, ya que allí sólo estaban instaladas las carcasas de las cámaras.

Los abogados de las familias de las víctimas calculan que el visionado de las imágenes seleccionadas por agentes del Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid durará en total unas doce horas.

El fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, ha explicado que los vídeos permitirán constatar si hubo una o varias avalanchas en el pasillo del Madrid Arena donde ocurrieron los hechos o concretar cuántas salidas de emergencia estaban cerradas, entre otras cuestiones.

Tanto la Fiscalía como las familias de las fallecidas han destacado la importancia de poder ver estas imágenes antes de las próximas declaraciones de imputados. El magistrado ha aplazado las declaracionesde José María Flores -el hermano del promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, y administrador único de la empresa organizadora del evento- prevista para el 15 de enero y del ex director gerente de Madrid Espacios y Congresos, Jorge Rodrigo Domínguez prevista para el 21 de enero.

Por ahora, el juez mantiene las comparecencias como imputados del exresponsable de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, Rafael Pastor Martín, el día 22, y del coordinador de proyectos de Madrid Espacios y Congresos, Francisco del Amo López, el día 23.

Como indicaron este jueves Abdón Núñez y María José Siñeriz, letrados de las familias de Belén Langdon y Cristina Arce, respectivamente, las acusaciones particulares han mostrado interés por las grabaciones de las cámaras relacionadas con la evolución del aumento de personas en el acceso a la pista central para determinar a partir de qué hora está colapsada y no se adopta ningún tipo de medida.

Asimismo, destacaron la importancia de ver si hay una avalancha como consecuencia de la entrada de jóvenes procedentes del ‘botellón’ por la puerta F-14, por la que accedieron 2.500 personas entre las 02.30 y las 2.45 de la madrugada, según las imágenes difundidas por los medios de comunicación.

Puertas bloqueadas

Núñez subrayó que las imágenes permitirán determinar si los accesos al pabellón estaban abiertos o cerrados, ya que la empresa organizadora del evento, Diviertt, sostiene que todos estaban abiertos, mientras que las acusaciones mantienen que todos estaban cerrados, excepto tres.

También expresó su deseo de constatar qué medidas de seguridad se adoptaron a partir de las 22.00 horas por parte de la empresa, cuando se instalan las barras, y se ponen los precintos y las vallas.

Entre otras cuestiones, Nuñez apostó por conocer qué escaleras había cortadas, por dónde dejaban circular a la gente y cómo actuaron los trabajadores de Kontrol 34, que se supone que no hacían labores de seguridad.

Hizo hincapié en determinar cómo se hizo el acceso al recinto y cuántos “botellones” hubo, al parecer, en el Metro Lago, en la zona de restaurantes y en el aparcamiento, así como el acceso a la enfermería y por la noche al edificio donde estaban las cajas con las entradas de la fiesta.

Núñez maniefstó que le parece “escandaloso” que a las 23.00 horas hubiera varios códigos etílicos, que fueron atendidos por sanitarios del Samur, y que no se pudiera andar por la Casa de Campo, mientras la Policía Municipal “no hacía nada”.

En su opinión, la actuación de los sanitarios del Samur fue perfecta, pero hay unas grabaciones de una persona que ha dicho que espera que la expedienten por su impertinencia en el trato a los amigos de las víctimas. “Los sanitarios del Samur se dejaron el alma para intentar salvar a las niñas”, según el abogado, quien preguntó por qué el Samur no estaba preparado para este evento.