‘Hospital Central’, la serie más longeva de la TV, se extingue por “causas naturales”

Tras superar el riesgo de extinción por debilitamiento extremo de la audiencia, la serie “Hospital Central” recuperó el pulso y ha sobrevivido hasta su temporada número 20, en la que morirá por “causas naturales” en su capítulo 300, después de ver pasar por sus platós en 12 años a 4.811 actores. Telecinco ha anunciado que los próximos 7 capítulos de “Hospital Central”, la serie española más longeva, serán los últimos de esta producción que sirve para resumir la espectacular evolución de la ficción española en la última década. De hecho, las discretas cifras de audiencia de su primera temporada, estrenada el 30 de abril de 2000, no hubieran pasado los severos test de resistencia que aplican hoy día las cadenas, aunque cinco años después, coincidiendo la concesión del Premio Ondas, congregase a más de 7 millones de televidentes cada semana.

Y en 2011 se ganó una temporada extra al remontar la audiencia a los 2,6 millones de espectadores en el cierre de la temporada 19, como recuerda a Efe la productora ejecutiva de la serie desde hace más de una década, Cristina Castilla: “El público no nos dejó irnos, hemos tenido una audiencia muy fiel, de alrededor de dos millones de personas, que no nos ha dejado nunca”. No obstante, esa fiel audiencia no ha sido suficiente para mantener “Hospital Central” más allá de esta temporada, cuya primera tanda de capítulos no logró conservar las cifras anteriores; a eso se suman problemas propios de la edad, como el desgaste del tiempo y la dificultad de afrontar nuevas historias.

“Después de doce años es difícil encarar historias nuevas, y es mejor dejar la serie dignamente que intentar arrastrarla diez capítulos más”, añade Castilla, quien está de acuerdo en que “Hospital Central” llega así a su muerte debido a “causas naturales”, sin estar “infartados” ni aquejados de traumas graves, apunta. “La gente quiere ver cosas nuevas y manda la audiencia”, confirma Jordi Rebellón, el actor que da vida al inefable doctor Vilches, sin duda el más carismático médico de la televisión nacional y el más famoso entre un reparto en que han intervenido en estos años 61 intérpretes fijos y nada menos que 4.750 episódicos.

Entre los puntos que han llevado al éxito a “Hospital Central”, el actor catalán destaca precisamente el reparto, “uno de los más equilibrados de la televisión”, además de que haya tratado “sentimientos en los que el público se ve reflejado”.

“Hospital Central”, que nació como una serie “médica, pura y dura” para después integrar tramas personales, fue pionera también en la utilización de exteriores y se caracterizó desde el principio por estar “pegada a la actualidad”, recuerda la productora de Videomedia, que factura la serie para Telecinco. De hecho, Juan Algarra, que era Jefe de Urgencias en el Hospital Clínico de Madrid cuando Videomedia le contrató como asesor médico, acabó siendo guionista de la serie, recuerda Castilla, quien apunta que las relaciones con el sector médico siempre han sido cordiales.

Desde el Colegio de Médicos de Madrid, este tipo de producciones se contemplan con cierto distanciamiento, aunque se les pide que tengan “rigor científico y menor grado de sensacionalismo”, según las fuentes consultadas, que aconsejan asesoramiento para evitar, por ejemplo, que “todas las placas de tórax salgan al revés”. Además recuerdan que “muchas de estas series se basan en relaciones personales de los personajes que no necesariamente mejoran la figura del médico”.

Rebellón reconoce que en ocasiones le han comentado que el doctor Vilches es como “un supermán que lo hace todo”, pero también que muchos médicos le han confesado que “Hospital Central’ refleja bien las patologías y enfermedades, porque está bien documentada”. ”Al fin y al cabo -añade-, hablamos de una ficción, si reflejásemos la realidad absoluta, nadie vería la serie”. En su caso, el púbico ha confundido en infinidad de ocasiones la ficción y la realidad: “Me preguntan si soy médico y en una ocasión, viajando en el metro, me pidieron ayuda para atender a un señor al que le había dado un infarto”.

Al margen de las anécdotas, la realidad es que “Hospital Central” ha dedicado numerosas tramas a dar a conocer enfermedades poco comunes, como la fibromialgia, o procesos como el del trasplante de órganos, por el que recibió en 2009 el premio Carlos Margarit de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos.

Otros galardones como el Premio de la Igualdad del Instituto de la Mujer dan idea del calado que ha llegado a tener esta serie que José Luis Berlanga, otro de sus productores, ha calificado de “muy liberal y muy actual”, recordando que también fue la primera serie española en incluir una relación de lesbianismo de forma permanente.

A los capítulos finales -aún sin fecha de emisión, pero que Telecinco promociona desde hace días- se han sumado actores como Blanca Portillo, Jorge Sanz, Pilar Bardem y Ana Belén, testigos de las lágrimas de los intérpretes históricos de la serie, “que fueron reales” ante la pena por acabar la serie, apunta Castilla, pero que sirvieron muy bien a las tramas, porque Vilches y compañía van a sufrir, “y mucho”, en el final de “Hospital Central”.