“Es imprescindible que Gallardón cambie una Ley que insulta a los padres separados”

Miguel Rodríguez Santiago es el presidente de ‘Custodia Paterna’ (Asociación Española de Padres con la Custodia de los Hijos), una asociación nacida para “proteger a los padres que tienen o pretenden luchar por la custodia de los hijos, y que no pueden defenderse porque a día de hoy, la Ley les discrimina”. Sus asociados defienden la custodia compartida como la mejor fórmula, por lo que el anuncio de Ruiz-Gallardón de tratar de promoverla le anima a estar “esperanzado en ver cómo por fin cambia una ley que insulta a los padres”.

-¿Qué le parece el anuncio de Ruiz-Gallardón de impulsar una Ley para promover la custodia compartida?

-Evidentemente positivo, porque es imprescindible cambiar una ley que insulta a los padres. Porque de visita no se puede ser padre.

-Las palabras del ministro, sin embargo, parecen sólo una declaración de intenciones…

-Como le conocemos, estamos esperanzados en que haga una Ley que merezca la pena y lo concrete con una profunda reforma.

-¿Cuáles considera que deben ser los principales cambios?

-Hay que modificar todo el régimen de familia para regular el derecho de familia de una manera moderna.

-¿Cuál es ese derecho?

-El derecho a tener un padre. Hoy están discriminados los hijos, se les deja huérfanos de padre cuando hay una separación. Los jueces que aplican la Ley siguen practicando artículos que están derogados como que los niños se pondrán bajo el poder de la madre, el prohibir a un niño menor de 3 años dormir con su padre o considerar que si un progenitor tiene pechos lactantes tiene más poder que el otro.

-¿Qué le parecen las críticas de las asociaciones de mujeres separadas que dicen que así se perjudican los intereses del menor?

-Pienso que es paradójico que la progresía nos mantenga en el ostracismo en el tema de familia a nivel del siglo XIX.

-Pero, ¿hay injerencias políticas en este tema?

-Sin duda. La progresía del PSOE e Izquierda Unida vota en contra porque dicen ‘no’ a la custodia compartida impuesta y sin embargo, se callan cuando en realidad la que se impone es la materna. Es muy poco razonable.

Además, los fiscales, en vez de defender a los menores, defienden ideologías.

-¿En qué puede influir su ideología en esos casos?

-En que los fiscales se centran en defender los intereses de las mujeres como casos de género en lugar defender los intereses del niño. Es igual que la prepotencia de los psicólogos, que se creen en el poder de elegir un progenitor es más adecuado…

-Su asociación, que aboga por la custodia compartida, cuenta con el apoyo de muchas mujeres…

-Muchas. Tantas como que incluso vamos a salir en un programa de televisión de máxima audiencia y alguna de ellas me acompañará en representación. Hay muchas mujeres que apoyan la custodia paterna y es una realidad oculta. En España, y eso que los datos están manipulados a la baja, hay más de 70.000 familias monoparentales encabezadas por un hombre solo.

-¿Por qué el nombre de su asociación apunta a la custodia paterna y no a la custodia compartida?

Porque nuestra asociación ha nacido para proteger a los padres que tienen la custodia de los hijos y no pueden defenderse y desde la custodia paterna suele practicarse una compartida y sin acuerdo  es  ”excepcional”. Aconsejamos a los padres en el proceso de la separación con asesoramiento gratuito. La Junta Directiva tenemos hijos mayores de edad y no nos puede “pasar factura”.

-¿Qué le llevó a fundarla?

-El miedo que vi en los ojos de mis hijos, porque la habían fallado sus padres, ¿Dónde se habrían apoyado?

-¿Por qué cree que hasta ahora estaba asumido que la mujer se quedara con los hijos en caso de separación?

-Porque no habíamos evolucionado. Hace pocos años hacía falta que una persona se dedicara a la familia. Como la mujer por el embarazo tenía menos posibilidades en el trabajo, el hombre asumía el trabajo fuera de casa y la mujer el cuidado de la familia. Pero hoy en día todo ha cambiado, porque hay una lavadora, un frigorífico, un microondas y trabajan fuera de casa el hombre y la mujer, por lo que ya no es necesaria una persona a ‘full time’.

-En las sentencias, ¿la decisión debe competer sólo al juez o también al menor?

-El juez debe juzgar conforme a la ley. Nosotros no consentimos ser juzgados por el sentido común, sino que cuando se decida que la custodia debe ser monoparental se por criterios claramente definidos en la ley; el sentido común debe aplicarse en los procesos de medicación no en los juicios. Si no está bien contemplado, es cuando se deja margen a la ideología o creencias de quien encarna la judicatura.

El menor también debe ser escuchado por juez y no sólo por el psicólogo como ahora. Si no que en cuanto el menor tenga el mínimo criterio, a partir de que tenga uso de razón a los 6 años, debe poder aportar su parecer.

-¿Por qué hay más sensiblidad en unas comunidades que en otras?

-No sólo hay diferencias entre comunidades, sino que hay distinción entre provincias de la misma Comunidad. Por ejemplo, según declaraciones hechas por el PAR, estadísticas recientes hablan de que 6 de cada 7 custodias son compartidas en Teruel, 28 de cada 38 en Huesca y sin embargo sólo 3,5 de cada 10 en Zaragoza. Es un hecho que las asociaciones que defienden la custodia materna tienen más poder en las localidades grandes y hacen fuerza para evitar la custodia compartida porque creen que tendrán más beneficios.

-Los mayores críticos de la custodia compartida alegan que el cambio permanente de domicilio es perjudicial para el menor…

-Nadie ha dicho que sea el menor el que tenga que cambiar de domicilio. ¿Por qué no son los adultos los que cambian de domicilio cada quince días? Además, el piso suele ser el único patrimonio familiar que hay y con esa fórmula se solventarían más injusticias colaterales en los casos de separación.