Los indignados, las musas y el teatro

Los indignados han vuelto a triunfar en Madrid, y en otras ciudades de España y esta vez lo han hecho –poco a poco van tomando el control- sin ninguna provocación y atentos a los violentos infiltrados de toda casta y pelaje como los que a buen seguro habrá colocado la Chacón por parte del CNI. Unas manifestaciones pacifistas que no les habrán gustado un pelo a la extrema derecha mediática (y política de la periferia del PP) donde se han pasado tres pueblos  descalificando a estos “hippies” del siglo XXI con clase de insultos: fascistas, comunistas, anti sistema, totalitarios, nazis, etc. lo que se entiende en lo medios privados y lo que no puede ser en medios públicos como Telemadrid.

A la condesa lo de tener a los indignados bajo el balcón de su presidencia en la Puerta del Sol le da mucha rabia, y no sabe que hacer con ellos además de echar la culpa de todo a Rubalcaba que se ha convertido en el pim pam pum” del PP, un grave error porque de esa manera los convierten en un indiscutible líder de la izquierda y del PSOE. Como es cierto también que los indignados corren riesgo de morir de éxito porque, concluidas las manifestaciones y marchas triunfales, la pregunta es la de ¿y luego qué? ¿Qué harán los indignados en las vacaciones de agosto? Y sobre todo ¿qué harán de cara a las elecciones generales del otoño?

Pues lo tienen complicado porque o se presentan a estos comicios, o piden la abstención, o el voto en blanco, o se deciden a apoyar a los verdes o a UPyD.

Algo tienen que hacer los indignados además de protestar. Deben pasar a la acción porque lo demás es contemplación y eso a los partidos políticos y los poderes fácticos les empieza a resbalar. Máxime cuando este movimiento del 15-M aún no tiene un liderazgo claro e importante, y sus propuestas son confusas y generales y no llevan a ninguna parte. Eso de “estamos contra el pacto del euro” está muy bien pero no sirve de nada ni conduce a ninguna parte.

Al final si los indignados no se quieren quedar en flor de un día, o de unas semanas, deberán pasar de las musas al teatro y actuar, concretar y organizar. Se tienen que hacer activistas políticos de los tiempos modernos, que hacen surf en las calles y por internet, por mas que les parezca una contradicción dado que denuncian a los políticos sin matices, ni distinguir que puede haber políticos buenos, malos y regulares. Y sin entender que para provocar una reforma democrática hace falta que actúe el Parlamento y que los ciudadanos entiendan todo lo que hay que cambiar que sin duda es mucho. De la misma manera que para que la economía crezca y ofrezca puestos de trabajos hace falta un gobierno que consiga ordenar la situación, como hace falta una cohesión nacional porque la crisis no se ira con solo pronunciar un conjuro. De manera que está muy bien todo lo que han hecho de sensibilizar la opinión pública y salir a la calle para protestar, pero falta pasar a la acción y eso no es tan sencillo ni se puede improvisar.