El Festival de Cannes se despide con tres estilos impecables

Durante la 64º Edición del Festival de Cannes infinidad de celebrities han paseado sus mejores galas sobre la alfombra roja, pero parece que eso solo ha sido un abrir de boca. La gala benéfica de AMFAR ha sido el centro de las miradas mundiales al haber conseguido reunir bajo el mismo techo a todas las celebrities para apoyar la lucha contra el sida.

Caras muy conocidas del mundo de la moda, el cine, la música y la realeza han asistido a la gala benéfica para recaudar fondos para la lucha contra el sida. Desempolvados los mejores estilismos, las celebrities han brillado con luz propia delante del photocall. Para gustos los colores y para fiestas los gustos personales.

Entre los exquisitos atuendos cabe destacar la presencia de tres grandes modelos, no solo por sus espectaculares figuras y envidiables sonrisas, sino porque además han dejado constancia de que cualquier vestido encaja a la perfección sobre sus pieles.

Cristiano Ronaldo triunfa en nuestra capital gracias a su histórico número de goles marcados durante la Liga española, mientras su espectacular novia, Irina Shayk, luce palmito por la ciudad francesa gracias a un estilismo al más puro estilo ‘me caso sin dejar ni una pizca de mi cuerpo a la imaginación’. Enfundada en un vestido blanco de corte asimétrico y con una enorme abertura, que dejaba entrever su esbelta pierna, la modelo se presentó en la gala dispuesta a colaborar.

Otra que tampoco quiso perder la ocasión luciendo unas piernas 10 fue la ex novia de Leonardo DiCaprio, Bar Rafeli, que se enfundó un exquisito vestido en tono nude con pailetes, plumas, escotazo y abertura central. Un estilismo tan atrevido como el que lució durante su paseo por la alfombra roja.

Junto a ellas pasearon otros cuerpos dignos de admiración, como el de Naomi Campbell, que como contrapunto prefierió la sofisticación bajo un vestido que rozaba el suelo, con manga tres cuartos de estilo etnico. Una apuesta que gustó mucho a los presentes.

“Mucho color, flores y print animal”

La gala benéfica se lleno de vestidos que rozaban el suelo y ponían un toque de color a la fiesta. Con un vestido azul turquesa de escote palabra de honor apareció Alessandra Ambrosio, mientras que Donatella Versace, que iba acompañada de Alegra Versace, eligió el amarillo diamante para la ocasión.

Con un pronunciado escote en V y de color ocre sedujo la presencia de Elisabetta Canalis, que una vez más demostró que su novio George Clooney le cuida fenomenal porque esa sonrisa no se consigue de cualquier manera.

El punto floral de la ceremonia lo puso Uma Thurman que eligió un vestido con cola en tono gris perla adornado con flores de tul en el escote barco. Un atuendo poco común en la actriz que no sacaba partido a su esbelta y femenina figura.

Pero si alguien supo sacar partido a las tendencias más primaverles fue Jane Fonda que se atrevió con un vestido largo estampado en animal print verde con pailetes. Una apuesta colorida y original que contrastaba con la serenidad de la mayoría de las celebrities presentes.

Por último, cabe destacar la presencia monegasca a manos de una sencilla Carolina Casiragui y Alberto de Mónaco, acompañado de su prometida Charlene Wittstock. La hija de Carolina de Mónaco eligió un outfit poco acorde con su estilo atrevido prefiriendo una vestido corto en color nude de palabra de honor, que aparentaba ser descendente de un tutú, mientras que Wittstock prefirió rozar el suelo con un tono gris muy clarito.

Eva Herzigova, Sarah Ferbuson, Karolina Kurkova y el diseñador Karl Lagerfeld tampoco quisieron perderse la gala que además rindió un emotivo homenaje a Elisabeth Taylor, una de las actrices que mayor empeño puso durante su vida en la lucha contra el sida.