Las cajas dicen que la inmensa mayoría está por encima del 10 % de solvencia

El director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José Antonio Olavarrieta, aseguró hoy que la "inmensa mayoría" de estas entidades, a las que se las exigirá un nivel mínimo de capital básico del 10 %, estará "por encima" de ello. La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, aseguró que las condiciones exigidas de tener un capital mínimo del 10 % no sólo son para las cajas, sino también para entidades financieras de cualquier naturaleza que no cumplan estas condiciones. Pese a ello, Salgado reconoció que esta medida afecta a muchas cajas actualmente, aunque se mostró segura de que "muchas de ellas" podrán tener un capital básico del 8 % cuando el decreto Ley que regulará esta reforma "cumpla todos los planes y el Banco de España haga su correspondiente evaluación".

“Todas” las cajas están por encima del 8 % del capital mínimo básico, de máxima calidad, que se les pide, y si se excluye a todas las que van a ser o tener un banco, y sólo se analizan las que quedan y a las que se les aplicará el 10 %, “la inmensa mayoría” “está por encima de este nivel”, aseguró Olavarrieta.

El director general de la CECA hizo esta consideración después de que el Ministerio de Economía anunciará ayer que las entidades financieras que no coticen, que no tengan una presencia de inversores privados de, al menos, el 20 %, y cuya liquidez dependa en más de un 20 % de los mercados mayoristas, tendrán que tener un nivel mínimo de capital básico del 10 %.

En el caso del resto de entidades, este requisito se reduce al 8 %, confirmó ayer el Ejecutivo en una carta al presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, y al de la CECA, Isidro Fainé.

Tras conocer las nuevas exigencias, el portavoz adjunto de economía del PP, Álvaro Nadal, rechazó los planes del Gobierno para reestructurar el sector financiero y expresó la queja de su grupo por la falta de flexibilidad al imponer requisitos a las entidades sin negociar con la oposición.

En su opinión, los planes de Ejecutivo situarán al sector financiero en “desventaja respecto a Europa y restringirán el crédito”.

De la misma opinión fueron los sindicatos COMFIA CCOO y UGT, que anunciaron que, si el citado plan es “discriminatorio para las cajas de ahorros y pone en riesgo la viabilidad de las empresas y el empleo”, van a estudiar “todas las posibilidades legales para recurrirlas”.

En una entrevista con Efe, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, aseguró que en este asunto, mantiene una posición “muy enfrentada” con el Ministerio de Economía, ya que ha impuesto unas exigencias que precipita su “bancarización” y les hace perder su naturaleza jurídica.

Ambos sindicatos también añadieron que están estudiando las medidas a tomar contra la propuesta desde todos los campos posibles, como la denuncia, la presión social o el ámbito jurídico.

Unas propuestas que ya se han materializado en A Coruña, donde varios centenares de personas han secundado la concentración convocada ante la Delegación del Gobierno por la Confederación Intersindical Galega (CIG) contra la privatización de las cajas de ahorros.

También desde Galicia, fuentes de Novacaixagalicia aseguraron a Efe que la comisión delegada del consejo de administración de la entidad ha analizado las distintas alternativas para hacer frente a las nuevas exigencias del Gobierno para escoger aquella que garantice “la máxima vinculación con el territorio”.

Cuando se conozca “al detalle” el decreto, “se explorarán en profundidad” las diferentes opciones, ya sea “seguir como hasta ahora, que parece difícil; negociar con otras entidades o con inversiones, o usar una ficha bancaria propia”, concluyeron.