Cristiano Ronaldo se compra la isla de Perejil

El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo ha cerrado la compra del islote de Perejil por una cifra cercana a los 20 millones de euros, según confirmó hoy el ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien ha asegurado que la operación está aún pendiente de “una aprobación parlamentaria que no será más que un trámite” y que esta transacción “facilitará la normalización de las relaciones con Marruecos”. La venta de Perejil ha provocado numerosas reacciones en las últimas horas. Por un lado, el vicesecretario de comunicación popular, Esteban González Pons, ha calificado de “insólita” la venta y ha anunciado movilizaciones como protesta. Por su parte, varios grupos ecologistas han alertado acerca del preocupante futuro de las cabras que habitan en el islote. También se han escuchado voces a favor de la operación, como la del entrenador madridista, José Mourinho, quien ha salido en defensa de su futbolista cargando contra la prensa y aseverando que los periodistas “le están dando a la noticia más importancia de la que merece”.

La isla de Perejil (Laila o Leila en árabe), situada en el estrecho de Gibraltar, a 200 metros de la costa africana y a 8 kilómetros al noroeste del núcleo de Ceuta, está actualmente deshabitada y pasó a la fama en el año 2002, cuando varios militares marroquíes llegaron al islote y lo reivindicaron como propio, lo que requirió la intervención del ejército español para desalojarlos.

Aunque en teoría pertenecía a España, Marruecos seguía reivindicándola como propia. El proyecto de estatuto de autonomía ceutí incluía el islote como territorio de la ciudad, pero las protestas de Rabat provocaron la retirada de tal referencia, por lo que Perejil estaba hasta hoy, en el limbo legal.

La operación con Cristiano Ronaldo se ha llevado con la mayor discreción. En las negociaciones han participado el rey Mohamed VI, que ha asegurado que “con esta venta, se pone un punto y aparte en el capítulo de los invasores españoles”, el ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien se ha congratulado de encontrar una solución “a las diferencias con los hermanos marroquíes” y el jugador del Real Madrid.

El propio Cristiano Ronaldo, en una nota de prensa publicada en su web oficial, ha mostrado su alegría por cerrar la compra. “Es una feliz noticia que me permitirá garantizar mi intimidad en las vacaciones y poder descansar junto a Irina”, explica el delantero, quien añade que “la idea de comprar Perejil me surgió cuando Valdano -el director general del club- me contó en una concentración la historia de la isla según Unamuno, y que se llamó Calipso porque en ella permaneció Ulises prisionero de los encantos de esta ninfa”.

“Entonces, me imaginé en esa isla prisionero de Irina y como a mí cuando me gusta algo me lo compro porque para eso soy el número uno, la compré en cuestión de días”, ha añadido el portugués, que adquiere un terreno con una extensión de 500 metros de largo por 300 de ancho en el que por su orografía no podrá construir una gran finca pero en el que sí podrá disfrutar de descanso y de los deportes acuáticos.

González Pons ha encabezado las protestas por la operación. “El Gobierno en general y Rubalcaba en particular han perdido definitivamente el juicio”, ha señalado el portavoz popular, quien se ha remitido a una nota que su partido hará pública en las próximas horas.

Varias asociaciones ecologistas, entre las que destaca la Asociación para la Defensa de las Cabras de Perejil (ADCP), han alertado del posible perjuicio que con esta operación pueden sufrir las cabras montesas que actualmente pastan en Perejil, y que supusieron otro problema diplomático hace ocho años ya que según Rabat, diez de ellas murieron por culpa de la intervención del Ejército español.

También se han escuchado voces a favor de la venta y cómo no, José Mourinho ha sido el primero en salir a la palestra. El entrenador del Real Madrid ve “una persecución contra Cristiano” y que las críticas son fruto “de la envidia y de la desinformación de los periodistas. Si el chico quiere comprarse una isla no le hace daño a nadie. La culpa la tenéis vosotros, la prensa, por darle más importancia de la que tiene”, ha señalado Mourinho, quien ha añadido que como protesta no hablará con los periodistas hasta el mes de febrero.

Cristiano Ronaldo une así su nombre a los de Leonardo DiCaprio, Eddie Murphy, Shakira, Alejandro Sanz, Athena Onassis, David Copperfield o Mel Gibson, quienes en su día adquirieron diversas islas, eso sí por precios inferiores al que va a desembolsar en esta ocasión el delantero portugués, quien prefiere no estar muy lejos de la Península Ibérica y de su Madeira natal.