Los activistas escondidos en el Aaiún denuncian un “genocidio”

Los activistas Isabel Terraza, española, y Antonio Velázquez, mexicano, que permanecen escondidos “desde hace días” en El Aaiún, denunciaron este lunes el “genocidio que está cometiendo el régprimen marroquí sobre la población civil saharaui” e instaron a Naciones Unidas y Cruz Roja Internacional a intervenir para solucionar el conflicto.

A través de un comunicado divulgado mediante un vídeo en Youtube, del que se han hecho eco las organizaciones Resistencia Saharaui y Fundación Sáhara Occidental, ambos activistas denunciaron la “violenta represión” de las fuerzas de seguridad marroquíes contra la población saharaui desde que el pasado 8 de noviembre se desalojara el campamento de Agdeim Izik, a unos 15 kilómetros de El Aaiún.

“Somos testigos del genocidio que está cometiendo el régimen marroquí sobre la población civil saharaui en estos momentos en la capital del Sáhara Occidental”, reza el texto, en el que Terraza y Velázquez indican que ellos mismos se encuentran escondidos “desde hace días” para garantizar su seguridad personal.

“Nos quieren matar”

“A nosotros nos quieren matar, porque estamos dando nuestro testimonio al mundo entero, (…) pero como nosotros miles de saharauis están en la misma situación o peor porque policías y militares marroquíes entran con fuerza en sus casas, los torturan y muchos mueren víctimas de estas torturas”, relataron.

Además, los activistas condenaron la decisión de Rabat de prohibir la entrada a la ciudad de la prensa extranjera, al considerar que el objetivo de esta medida es “esconder estas atrocidades”.

En consecuencia, Terraza y Velázquez solicitaron la intervención “urgente” del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, “para que garantice los Derechos Humanos de la población saharaui” y de Cruz Roja Internacional, “para atender a las víctimas de la represión”.

“Esto es una emergencia internacional y es necesario que todos los organismos internacionales detengan esta masacre” alertaron los activistas, al tiempo que instaron a la comunidad internacional a condenar “el violento ataque de Marruecos sobre la población civil saharaui”.