El Gobierno griego contra Rajoy: “Manténgase al margen del referéndum”

El ministro de Asuntos Exteriores griego Nikos Kotzias, le ha pedido al presidente del Gobierno español Mariano Rajoy que se mantenga al margen del referéndum que se celebrará este domingo en Grecia, en respuesta a lo que el político griego considera una injerencia política en las decisiones soberanas de su país. El ministro respondía de esa forma, según recoge la Agencia económica Bloomberg, a las declaraciones de este martes del Presidente del Gobierno español a la cadena de emisoras Cope, realizadas desde el Palacio de la Moncloa, en las que dijo que sería ‘bueno’ el triunfo del No en el referéndum griego del domingo, para que la troika pudiera  negociar con otro Gobierno.

Que se sepa Rajoy es el único jefe de Gobierno de la Eurozona que se ha pronunciado tan clara y tan tajantemente contra el gobierno Griego, al que contempla como un auténtico peligro para España, en tanto lo considera hermano gemelo de Podemos, el partido emergente que ha cambiado todo el mapa político en las últimas elecciones autonómicas y municipales, y que supone una verdadera amenaza para el bipartidismo en las elecciones generales del próximo mes de noviembre. Es más son los dirigentes de Podemos los que han venido diciendo estos días que han aumentado las presiones sobre Grecia por el miedo a que en Europa se produzca un ascenso de la formación que lidera Pablo Iglesias.

Para España en particular, y para el Gobierno, sería muy negativo un posible éxito griego en esta pelea que mantiene Atenas con todos los países del Eurogrupo, especialmente con Alemania que es la que se está mostrando más inflexible en las negociaciones que se rompieron el viernes al anunciar Tsipras el referéndum, un referéndum que se está planteando como de defensa de la dignidad y el orgullo del país. El enfrentamiento del Presiente español con el Gobierno griego viene desde el mes de enero, cuando Mariano Rajoy viajó a Atenas para apoyar al entonces premier griego, el conservador Samarás , vencido por Tsipras. Rajoy tiene clavada la espina de Podemos, partido que, al igual que Syriza, se opone a la austeridad y a la necesidad de una reestructuración de la deuda. Un momento de tensión en Grecia, en vísperas de las próximas elecciones generales en España, sería una bendición para Rajoy.

Los demás líderes europeos en las próximas semanas deberán convencer a sus gobiernos, y en cinco casos a los parlamentos (incluido el Bundestag), a que realicen nuevos desembolsos para permitir a Grecia sobrevivir al verano, después del resultado del referéndum. Además se tendrá que negociar un nuevo programa de aproximadamente 40.000 millones de euros y, tras las elecciones en España, nuevas restructuraciones de la deuda. Y, en el mejor de los casos, Grecia todavía seguirá en el euro en su forma actual: la de una herida abierta.

El Presidente español, ante las elecciones de noviembre, es el político que más decidido se ha mostrado estos últimos meses, a conceder a los griegos lo menos posible, ante el temor de que el nuevo movimiento de la izquierda Podemos en España, para ganar credibilidad y llenar el depósito de votos, se aferre a cualquier pequeño éxito de Tsipras en su pelea con Europa. Por tanto, es probable que, en caso de un posible acuerdo después del referéndum, si además se comienzas a hablar de algún tipo de quita, esto sería lo peor que podría pasar porque se consideraría un éxito indirecto de Podemos.

Hay que recordar que a las pocas semanas de ganar las elecciones, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó que las fuerzas conservadoras europeas “minaron” cada paso hacia un acuerdo para reestructurar la deuda del país. Pretendían evitar que el ejemplo heleno creara escuela tanto en España como en Portugal. Durante el pulso entre los acreedores y el nuevo Gobierno griego, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, endureció su discurso con el objetivo de hacer descarrilar el proyecto de la Coalición de Izquierda y lograr, de paso, que su caída ayudase a arrastrar a Podemos, la fuerza emergente gemela de Syriza, En sus ataques el primer ministro griego llegó a acusar de conspiración al Presidente del Gobierno español, hasta el punto que el Gobierno español tuvo que enviar una queja formal a la Comisión Europea. A lo largo de estos cinco meses las relaciones han empeorado ya que España, en cierto modo, ha encabezado al sector más duro de los países de la Eurozona en contra de las pretensiones griegas.