Diez burradas demenciales que un porrón de yanquis creen a pies juntillas

Así son ellos, crédulos por naturaleza. Tan pronto se suben al carro del creacionismo como afirman que el Sol gira alrededor de la Tierra o votan a Donald Trump (que es quizá lo más incomprensible de todo). Las numerosas encuestas que atestiguan lo insólito de las creencias de los estadounidenses nos siguen dejando con la boca abierta, aunque ya sepamos que los yanquis están hechos de otra pasta (más maleable). Estas son algunas de las estrambóticas afirmaciones que podrían salir de la boca de un americano:

Que Beethoven es un perro

Y Miguel Ángel (Michelangelo en inglés), un virus informático. Son dos de las ridículas creencias que tenían en 2010 los estudiantes que estaban a punto de entrar en la universidad, junto con la firme convicción, entre otras, de que Checoslovaquia nunca ha sido un país del mapamundi. Esa gente, que se graduó (o debió hacerlo) en 2014, tiene derecho a voto. Por si sirve para explicar algunas cosas.

Que las hamburguesas son sanas

El 82 % de los estadounidenses que comen hamburguesas piensa que se trata de una buena fuente de nutrientes, a pesar de los gravísimos problemas de obesidad relacionados con la comida basura que se dan en el país norteamericano y de las numerosas advertencias de profesionales de la nutrición acerca de las grasas de la carne o los azúcares del ketchup. Pero eso no es todo…

Que comer ensalada con la hamburguesa hace que engorde menos

Un estudio demostró que los estadounidenses, y sobre todo aquellos que dicen preocuparse por su dieta, creen a pies juntillas que añadir una guarnición saludable a la comida basura hace que engorde menos. Como si las ensaladas no solo no tuvieran calorías, sino que además restasen parte de las que aporta, por ejemplo, una hamburguesa. Una filosofía similar a la de Homer Simpson cuando se trata de guardar la línea.

Que HTML es una enfermedad de transmisión sexual

El lenguaje que inventó Tim Berners-Lee, padre de las tres uves dobles, y que está en la base de todo el diseño web, es algo totalmente desconocido para 1 de cada 9 americanos (el 11 %), que viven convencidos de que tras esas siglas lo que hay es una enfermedad de transmisión sexual. No queda ahí la cosa: el 23 % creen que MP3 es un robot de Star Wars, el 18 % que Blu-ray es un animal marino y el 12 % que USB es el acrónimo de una nación europea.

Que Bitcoin es un juego de Xbox

Un 6 % de los estadounidenses confunde la criptomoneda más popular del mundo (con permiso de la floreciente Ethereum) con un juego de Xbox, mientras que otro 6 % lo hace con una nueva aplicación para iPhone. A pesar de las innumerables menciones a Bitcoin en medios de comunicación con motivo de la crisis griega, los ataques de ‘ransomware’ o su utilización en el mercado negro, todavía solo un 42 % de los habitantes del país de las barras y estrellas saben que es una moneda virtual.

Que los fantasmas existen

Uno de cada tres estadounidenses creen en los fantasmas. De hecho, el 23 % de los ciudadanos de la tierra de las oportunidades afirman haber visto alguno o dicen que han sentido su presencia. Sin duda, lo paranormal tiene tirón entre los yanquis. El 34 % cree en los ovnis y el 20 % en las brujas, es decir, en señoras de aspecto ajado, probablemente con pústulas o verrugas en el rostro, que conjuran maldiciones a lomos de una escoba con un gorro puntiagudo en la cabeza. Igual las confunden con sus suegras.

Que los humanos convivieron con los dinosaurios

Por surrealista que parezca, el 41 % de los estadounidenses no saben que los dinosaurios y los primeros humanos jamás coincidieron sobre la faz de la Tierra. Y no es la única obviedad científica que ignoran. El 53 % es incapaz de decir siquiera aproximadamente qué proporción del planeta azul está cubierta de agua y el 47 % desconoce cuánto tarda nuestro planeta en dar la vuelta alrededor del Sol. Pero ojalá tan solo fuera eso…

Que el Sol gira alrededor de la Tierra

Uno de cada cuatro estadounidenses aún ignora los descubrimientos de Copérnico y las posteriores demostraciones de Galileo, que dieron con sus huesos en la hoguera. De hecho, están más en las tesis de la Inquisición, que hizo arder al padre de la astronomía moderna por decir burradas como que la Tierra gira alrededor del Sol y no a la inversa. Estos yanquis son unos geocéntricos de aúpa.

Que la leche chocolateada viene de vacas marrones

Un 7 % de los adultos del país de las barras y estrellas (es decir, 16 millones de individuos talluditos) cree que la leche chocolateada (algo así como nuestro Cola Cao, pero ya embotellado) procede de un tipo especial de vacas marrones que la producen de forma natural. Pero no acaba ahí la cosa: otro estudio demostró que la mitad de los alumnos de Primaria estadounidenses no saben que la lechuga o la cebolla son plantas, que el queso viene de la leche o que las hamburguesas son carne de vaca.

Que Dios mete mano en los eventos deportivos

Rezar antes de un partido de fútbol puede ser buena idea si, como cree la cuarta parte de los estadounidenses, el Altísimo está usando su tremenda influencia para adulterar los resultados de los eventos deportivos. Más de la mitad, de hecho, piensan que “Dios recompensa a los atletas que tienen fe con buena salud y éxito”. No sabemos lo que pasa, eso sí, si ambos equipos son piadosos. Sería un Flanders contra Flanders de pronóstico incierto. Por si acaso no apuestes, que es pecado.

——————-

Con información de The Daily Star, Time (y 2), Kellogg, The Atlantic, MassLive, Jezebel, Science Daily, Liberty Voice, Gizmodo y The Guardian e imágenes de OnTask, VisualHunt (y 2, 3)

Cosas de yanquis:

Las leyes más disparatadas que regulan los encuentros sexuales de los estadounidenses

Los increíbles requisitos que cumplen los bolígrafos del Gobierno estadounidense

Cuando los yanquis pensaban que el pelo era el espejo del alma

El plan de EE.UU. para invadir las islas Canarias y convertirlas en un nuevo Puerto Rico