El paquistaní de 436 kilos que afirma ser el hombre más fuerte del mundo

gordo_fuerte

Desde niños, las madres y abuelas tratan de quitarles a sus hijos y nietos todos los complejos derivados de esos kilitos de más que también llevan consigo los más pequeños. Preocupadas y empeñadas en que sus polluelos no pasen ni pizca de hambre, no aciertan a ver que quizá cebarlos pueda acabar provocando algún problema y utilizan excusas que no tienen fundamento científico alguno. “Tú no estás gordo. Lo que pasa que eres de huesos anchos”, repiten cuando surge alguna queja respecto a su apariencia. También suelen recurrir al clásico “tú no estás gordo, estás fuerte” que, claro, puede acabar por convertirse en un fastidio como el niño o la niña se lo acabe creyendo. No ya por problemas de salud, sino porque intente demostrar que a fuerza nadie le gana. Y si no, que se lo digan a Arbab Khizer Hayat.

Este paquistaní de 25 años no tiene el más mínimo reparo en autoproclamarse el hombre más fuerte del mundo. Y tiene razones de peso para ello. Concretamente, 436 kilos le respaldan: exactamente, lo que marca la báscula (aquella que lo resiste) cuando Arbab se sube encima. Este tipo, conocido por sus amigos y seguidores como Khan Baba, se creyó a pies juntillas aquello que le dijeron su madre y sus abuelas. “No tengo ninguna enfermedad ni me siento incómodo con mi peso”, asegura este pesado tipo.

Aunque más allá de su sorprendente tonelaje, el bueno de Arbab sí que ha conseguido algunos hitos que avalan su poderosa fuerza. Amarrado a una cuerda, llegó a impedir que un tractor retrocediera sujetándolo de la parte delantera, sin nada con lo que proteger sus manos. Y ahí no acaba todo. No contento con su hazaña, hizo lo mismo con un coche y sin necesidad de utilizar las dos manos: con una sola se bastó. Además, aunque no está documentado y según relató él mismo a los medios de comunicación, fue capaz de levantar 5.000 kilos en una prueba de fuerza celebrada en 2012, cuando solamente tenía 20 años. “Nadie puede romper ese récord”, sugiere.

tractor

En su álbum de fotos son habituales las instantáneas en las que aparece portando un cinturón de luchador victorioso o levantando a algún colega con un solo brazo, en un alarde de fortaleza. Eso sí, raras son las imágenes en las que aparece con un atuendo habitual. Suele vestir una gigantesca túnica para la que, a buen seguro, han debido utilizar bastantes metros de tela. Pese a eso, en su caso, no sabría uno si es más rentable comprarle un traje nuevo o invitarle a comer.

Para mantener esa sorprendente figura, Hayat consume una dieta que podría matar de una indigestión a cualquiera en un solo día. Cada jornada, ingiere nada más y nada menos que 10.000 calorías. Para lograrlo es capaz de llenar su estómago a prueba de bombas con 36 huevos en el desayuno, más de 3 kilos de carne, hasta cuatro pollos y cinco litros de leche. Y pese a todo, con su más de 1,90 de altura y sus 436 kilos, asegura sentirse genial. “No tengo ninguna advertencia médica”, asegura.

Y no solo eso, sino que tiene previsto que esa constitución dure mucho más tiempo para alcanzar su propósito. “Tengo que mantener mi peso si quiero convertirme en el hombre más fuerte del mundo”, afirma Khan Baba. Pero antes le gustaría alcanzar la meta que se propuso lograr cuando no era más que pequeño gordito. Cuenta que creció viendo a sus ídolos de la lucha libre y ahora quiere convertirse en un luchador, para demostrar sobre el ring su absoluto poderío. “Mi objetivo inmediato es participar en las competiciones World Wresting Entertainment (WWE)”, apunta.

Por lo pronto, ya cuenta con el apoyo de todos los vecinos de la ciudad de Mardan, al norte de Pakistán, que no tienen el menor reparo en presentarse en la casa de nuestro protagonista para pedirle que se haga una foto con ellos. Es una auténtica celebridad allí. Sin embargo, él ya es consciente de que más pronto que tarde tendrá que marcharse en busca del sueño por el que tantas y tantas docenas de huevos se zampa cada día. “Amo y admiro a la gente de aquí. Pero no quiero quedarme aquí. Quiero convertirme en una estrella del mundo”, comentaba Khan Baba.

gordo_fuerte_1

No obstante, no es oro todo lo que reluce. Asegura que, por ejemplo, no puede viajar en un coche cualquiera. “Tengo problemas cuando viajo en coche debido a las limitaciones de espacio”, comentaba este futuro luchador de la WWE. Además, seguro que debe ser habitual que escuche a algunos tratando de convencerle de que no está “fuerte”, sino gordo.

Aunque claro, hay que ser muy valiente para cuestionar tan solo una palabra de cuantas pronuncie Khan Baba. No sabemos cuánto habrá de cierto en que levantó, allá por 2012, en Japón hasta 5.000 kilos, pero de lo que sí estamos seguros es de que una bofetada suya debe de hacer bastante daño. Por si acaso, y para evitar tener que ir al hospital como si nos hubiéramos atrevido a insultar a alguien con un inocente “caranchoa”, vamos a desearle toda la suerte del mundo a Arbab Khizer Hayat y a su cocinero. ¡A comerse el mundo, Baba!

——–

Con información de DunyaNews, The Daily Mail, OddityCentral y The Express Tribune

Gordos, ¡a comerse el mundo!

- Obesos orgullosos: así eran los clubes para gordos del siglo XIX

- El Chapulín Colorado contra Thor y otras luchas a muerte entre personajes de ficción

- Gordoísmo, una religión que anima a sus fieles a comer hasta que revienten

- Obligan a un ladrón a comer 48 plátanos para cagar la cadena de oro que se tragó