“Se cambia cama por ‘cosas’ para la Wii”: los negocios más delirantes de webs y ‘apps’ de trueque

trueque_republica

Tú tienes algo que yo quiero y yo tengo algo que tú quieres. ¿Qué más puedes pedir? No, no es el último éxito del reguetón. Es la filosofía del trueque y las nuevas plataformas y aplicaciones móviles que han surgido en los últimos tiempos para intercambiar bienes o servicios sin la mediación del dinero.

En nuestra imaginación pueden surgir un montón de cambios que firmarías sin pensarlo dos veces: tu coche por un descapotable, el piso donde vives por un chalé en la playa o, incluso, un intercambio de parejas (para los más arriesgados). Por delirantes que parezcan, estamos dispuestos a superar el poder de tu mente con las ofertas reales que pululan por las web y las ‘apps’ de trueque.

Por ejemplo, ¿quién ha dicho que las pesetas ya no tienen valor? Un usuario de la ‘app’ de trueque española Obsso ofrece 20 billetes de 100 pesetas por una motocicleta que funcione. Así podría conseguir su vehículo de dos ruedas por tan solo 2000 pesetas (al cambio, unos 12 euros). Habría que remontarse a años lejanos de nuestra España querida para ver precios semejantes. Sin embargo, para los coleccionistas, los billetes de 100 pesetas se cotizan al alza.

pesetas_rep

Además de las ya caducas pesetas, las naranjas son otro de los símbolos de nuestra tierra. Esta vez, en Sevilla, un usuario de la web ‘Ofrezco a cambio’ promete naranjas por una limpieza del ordenador. Tan solo especifica que las naranjas serán recién recogidas, aunque imaginamos que todo dependerá de la época del año en la que se llegue al acuerdo. Lo que falta por concretar es el tipo de limpieza de ordenador que necesita: si con un paño bastará o será necesario conocimientos informáticos para formatearlo.

Tubos de escape, pedales automáticos y hasta la llave del coche

Las piezas de desguace de coches, motos y bicicletas copan estos negocios del trueque. Desde Getxo, en el País Vasco, se anuncia un tubo de escape que se quiere cambiar por una bicicleta de 26 pulgadas de montaña con suspensión y en buen estado (sin rayones, específica). Muchas exigencias en el pedido pero pocas explicaciones del producto ofrecido. Por pedir que no sea. Otro usuario ofrece unos pedales automáticos de bicicleta a cambio de un casco para este vehículo. A juzgar por el tipo de cambalache, parece que alguien ha tenido algún que otro problema con el uso de los pedales automáticos y ha cogido un poco de miedo sobre la bici.

7533982628_276ee76a42_z

Hasta lo que menos te imaginas puede servir para hacer negocio. A un madrileño se le ha ocurrido ofrecer el mando-llave de un BMW a cambio de otra bicicleta: el vehículo de Indurain parece estar de moda. Así, lo más curioso es que en cada pieza del coche puede haber una buena oportunidad de ganar algo que quieres.

Por otra parte, seguro que en nuestro hogar tenemos un montón de cosas que no utilizamos. Algunos de los usuarios de estas webs y ‘apps’ se meten en sus trasteros a rebuscar entre lo inservible, por lo menos para ellos. Y hay quien encuentra unos zancos saltadores Upwing y los cambia por un iPhone 6 o quien se topa con un cajón de flamenco y lo oferta por una bicicleta para hacer ‘spinning’.

Incluso, los más osados buscan en los armarios ajenos. Un usuario, con nombre de hombre, anuncia unas zapatillas Converse de cuero blanco de la talla 37, que parecen de mujer, a cambio de una PS4. Si el trueque acaba por darse, parece que la novia o la hermana de alguien no va a encontrar sus amadas Converse en el armario.

A veces, en cambio, queremos conseguir algo a toda costa y removemos Roma con Santiago para obtenerlo. Algo así le ocurre a otro usuario de Obsso. Con la particularidad de que a él le apetecen cosas un poco dispares como una ‘tablet’ o un alambique de cobre. Su empeño es tal que ha copado la ‘app’ ofreciendo un montón de enseres como un machete, un bonsái y unas cántaras de cristal en busca de uno de sus preciados tesoros. Lo que no sabemos es si este usuario, puesto a elegir, tendrá preferencia por navegar en internet o destilar líquidos.

alambique_rep

Mientras tanto, una pregunta que a cualquier adolescente (y no tanto) se le podría plantear es si dormir o seguir jugando con su videoconsola. Pues parece que un catalán lo tiene claro y cambia un conjunto de cama de matrimonio por cualquier cosa que le ofrezcan para la Wii. Su oferta es completa, con cabecero, dos mesitas y somier. El colchón ya lo pones el destinatario, que eso es algo muy personal.

Tatuador y masajistas en apuros

No solo se ofrecen productos en estos cambalaches. Un usuario de Madrid, tatuador profesional (o eso dice) quiere un coche. En su anuncio especifica que “si quieres un ‘tattoo’ y no tienes efectivo podemos hacer algún trato”. Él confiesa: “Necesito un coche”. Otro usuario de Barcelona ofrece una sesión de masaje tradicional tailandés en busca de un diseñador gráfico que le ayude a crear un logotipo. Un trato que puede incluso convertirse en una relación de colaboración continua, nunca se sabe.

tatuaje_rep

Y para terminar, en estos servicios también existe el intercambio de casas, que podrían llevar a más de un acuerdo. Hemos encontrado a un usuario con una casa rústica en Asturias que busca un piso en Madrid, de dos habitaciones o más, para entrar a vivir. Por otra parte, si eres panadero, podrás hacer turismo rural en el Pirineo aragonés: la propietaria de un alojamiento de Turismo Rural en el Valle de Gistaín ofrece una estancia de cinco o seis días a cambio de que alguien con conocimientos en panadería y pastelería le enseñe el arte de las masas.

Viendo la oferta de las webs y las ‘apps’ de trueque, parece que cualquier intercambio puede tener cabida. Así que solo piensa qué te gustaría tener y a cambio propón algo de lo que quieras deshacerte. Otra cosa es que realmente sea efectivo.

Con información extraída de la app Obsso y las web Quiero Cambiarlo y Ofrezco a cambio.

Mucho más sobre negocios curiosos del mundo:

- En esta empresa la seguridad es lo más importante (y estas fotos lo demuestran)

- De profesión, ‘caganer’: el mundo de los donantes de materia fecal

- Negocios raros, raros, raros, pero con mucho tirón

- Cuando el Ayuntamiento de Madrid se hizo cargo de las vacas lecheras (y otras anécdotas de la Guerra Civil)