Los hombres que escuchan AC/DC mientras juegan al Monopoly pierden las partidas

Siempre se ha dicho, y argumentos no faltan, que los hombres son incapaces de hacer dos cosas a la vez. Si están a una cosa, están a eso y no aceptan distracciones. Por haber, hay hasta excepciones que confirman la regla. Sin ir más lejos, muchos sí que pueden ver fútbol y gritar como energúmenos de forma simultánea. O, por ejemplo, ver fútbol y beber cerveza a la vez. Es más, los hay que apuestan por el más difícil todavía e incluso pueden ver fútbol al mismo tiempo que gritan y beben cerveza (a riesgo de que esta no llegue a su destino). Pero si hay algo que no pueden hacer al mismo tiempo, según un reciente estudio, es escuchar música de AC/DC y ganar una partida, qué sé yo, al Monopoly.

Según el último estudio realizado por el Imperial College de Londres y el Royal College of Music, esa mezcla no es nada recomendable para los chicos. Al parecer, en el cerebro masculino se produce un cortocircuito cuando la música del legendario grupo australiano hace acto de presencia en el momento de tomar decisiones y mover ficha en algún juego de mesa. Por su parte, la música no tenía el más mínimo efecto en el caso de las chicas, que podían continuar jugando sin ningún tipo de problema.

Para llevar a cabo la investigación, el equipo de investigación pidió a más de 350 voluntarios que se acercaron al Imperial Festival, un evento científico que tiene lugar en el Imperial College londinense, que jugasen a Operación. Se trata del mítico juego de mesa en que los participantes deben hacerse pasar por doctores y operar al muñeco que hace las veces de paciente, tratando de extraerle los diferentes objetos que hay en el interior de su cuerpo sin causarle la más mínima molestia. En caso de cometer algún error, se encenderá la luz que hay en su nariz. Sencillo.

operacion

Los jugadores, eso sí, tenían que realizar la prueba con unos auriculares con los que los investigadores crearon tres ambientes musicales distintos. Para empezar, pusieron la Sonata para dos pianos en Re mayor de Mozart mientras los jugadores realizaban la operación. A esta obra maestra del compositor austriaco le siguió la canción Thunderstruck de AC/DC. Por último, simplemente hicieron sonar el ambiente sonoro de un quirófano, con los típicos sonidos de las herramientas de operación sonando al caer sobre la bandeja, las indicaciones del cirujano, la respiración de los enfermeros…

Pues bien, con Thunderstruck retumbando en los oídos de los voluntarios, estos cometieron una media de 36 errores y realizaron su tarea con mucha más parsimonia. Por el contrario, cuando el piano hacía sonar la obra de Mozart y cuando solamente se escuchaba el entorno de un quirófano, la media de errores se redujo notablemente hasta 28 de media. En definitiva, el punteo de Angus Young y la aguda voz de Brian Johnson hacían que los chicos no pudieran concentrarse en lo que estaban haciendo y cometieran más errores.

Mientras tanto, las chicas que se animaron a participar en la actividad no tuvieron el más mínimo problema, independientemente de la música que sonara. Mantuvieron la concentración en todo momento y consiguieron aislarse por completo de la distracción sonora para completar la tarea con menos fallos que los hombres. La conclusión de los investigadores es que, probablemente, los chicos son más susceptibles a padecer ‘estrés auditivo’, que provoca que la percepción se vea afectad por música “fuerte o discordante”.

Además, cuando preguntaron a quienes participaron por sus gustos musicales, pudieron comprobar que solamente reducían sus errores aquellos que reconocían que les gustaba la música clásica y que, por lo tanto, la sonata de Mozart era agradable para sus oídos. “Este estudio sugiere, que para los hombres que están operando o jugando un juego de mesa, escuchar música rock puede ser una mala idea”, apuntaba Daisy Fancourt, investigadora del Imperial College y doctora en psicología que se encarga de coordinar un estudio más amplio sobre cómo afecta la música a distintas tareas.

GENTILE

Según apunta Fancourt, es bastante usual que en los quirófanos se escuche música la mayor parte del tiempo en que se está realizando una operación. Eso sí, son muchos los expertos que se han preguntado si eso es beneficioso o no. Anteriormente, algunos trabajos habían venido a demostrar que tanto la música jamaicana como el hip-hop conseguían que quienes trabajaban en el quirófano cumplieran su cometido, ya fuera operando o ayudando, con mayor velocidad y eficacia. Claro que, por otra parte, otras investigaciones habían venido a demostrar que uno de cada cuatro anestesistas consideran que la música les resta concentración a la hora de realizar su labor.

Eso sí, que nadie piense que la música de AC/DC es perjudicial para la salud. Ni mucho menos. Si tienen que realizar una operación o hay que mover ficha en algún juego de mesa quizá no sea lo más indicado pero, tal y como demostró una investigación reciente realizada por un equipo de la universidad de South Australia, escuchar a toda tralla música rock mientras se reciben sesiones de quimioterapia puede hacer más efectivo el tratamiento para luchar contra el cáncer. Las vibraciones logran que el medicamento no se disperse y tenga un mayor impacto. Además, la canción que utilizaron para corroborarlo fue precisamente Thunderstruck. Así que serán muchos los que gritarán aquello de ‘You shook me all night long’.

Así, las chicas ya deberían saber que, si quieren apostarse una cena con algún chico para que pague el que pierda al Monopoly, lo único que hay que hacer es poner a AC/DC y que retumben los cimientos de la casa. Antes de empezar a tirar los dados, tendréis la apuesta totalmente ganada. A los chicos no les queda otra que, simplemente, agitar todo su cuerpo y dejarse llevar por los acordes de la guitarra de Angus Young. Hacer dos cosas a la vez habrá que dejarlo para otro día.

————–

Con información de Sky News, London Imperial College, Ultimate Classic Rock y BBC

¡Larga vida al Rock & Roll!

ArnoCorps, la banda de rock que tiene como ‘musa’ a Arnold Schwarzenegger

La ‘caja de pedos’ del S.XIX, un instrumento en peligro de extinción

Así sonaba Fecal Matter, la banda que lideraba Kurt Cobain antes de fundar Nirvana

Rock ‘till you drop: artistas que murieron con las botas puestas