Orgasmos fingidos y parejas invisibles: llega la película del ‘air sex’

El ser humano es impredecible cuando de hacer el ridículo se trata. ¿Recuerdan a los tipos que hacen el panoli cada año con el ‘air guitar’? Sí, esos chiflados que creen saber tocar la guitarra. Pues bien, después hubo quien pensó que sería buena idea sustituir este instrumento por algo aún más difícil de tocar: el cuerpo humano. Así fue como surgió el campeonato mundial de ‘air sex’. Sí, efectivamente, tener sexo con el aire. Bueno, en realidad, con un compañero imaginario.

Las imágenes son tan disparatadas y desternillantes que, antes o después, alguien tenía que llegar para intentar sacarles partido. Ese día se ha presentado y Jonathan Evans ha sido el más decidido. Este osado cineasta estadounidense ha decidido dar el paso definitivo para crear una película documental que guarde para la posteridad esos momentos delirantes que ocurren sobre un escenario, donde personas anónimas tratan de ganarse el aplauso del público echando unas canas al aire… solos.

Evans decidió poner en marcha una campaña de ‘crowdfunding’ en Kickstarter para reunir el dinero que le permitiera recorrer Estados Unidos de costa a costa visitando y participando en los principales torneos de ‘air sex’ que allí tenían lugar. Por supuesto, logró superar su meta de recaudación. Gracias a la gentileza de 149 chalados que se animaron a respaldar el proyecto, este cineasta consiguió reunir más de 15.000 dólares (13.100 euros) para poner en marcha su proyecto.

Aunque a este lado del Atlántico el ‘air sex’ apenas si sea conocido, este espectáculo que llegó a Norteamérica desde Japón ha acabado por convertirse en un auténtico espectáculo de masas en aquellas tierras. Cada vez son más los que se animan a tomar partido en las competiciones, y los expertos en las artes amatorias imaginarias acuden a las citas más y más preparados. Las coreografías son cada vez más depuradas y ni el vestuario ni otros tantos detalles se dejan al azar, para así tratar de conquistar a los miembros del jurado y al respetable.

air_sex_2

Alguién a quien cambió la vida el ‘air sex’ fue al cómico Chris Trew. Un chiflado humorista que, desde que conoció esta rama de la interpretación, profundizó en ella para hacerse un hueco en la escena norteamericana. Tanto es así que, para dar mayor protagonismo a esta disciplina, se subió al escenario del popular programa televisivo America’s Got Talent para tratar de embelesar al jurado con sus sensuales movimientos.

Por ello, Trew se convirtió en el protagonista del documental Air Sex: The Movie, que Jonathan Evans preparaba. Así, ambos se zambulleron en un viaje que los llevó de Miami a Los Ángeles para acabar participando en las finales que se celebrarían en Nueva Orleans. Era, además, una edición especial de este disparatado torneo, porque era la primera vez que la fase final no se celebraba en la ciudad tejana de Austin, como había ocurrido desde que arrancase la competición allá por 2008.

En estas competiciones tan solo existen dos reglas. La primera de ellas es que todos los orgasmos deben ser simulados por los participantes. Poco importa que alcancen el punto más álgido del clímax montándoselo con un objeto o con una persona, jamás lo sabremos. De hecho, esta es la segunda regla: que el otro ser con el que comparta el coito sea imaginario. Después de que todos los concursantes hayan demostrado sus dotes artísticas y amatorias, los jueces critican cada actuación. Entre los miembros del jurado se encuentran desde comediantes hasta expertos en la materia, como estrellas del cine porno. Aunque no son ellos los que nombran al ganador, que es elegido por aclamación popular.

air_sex_3

El documental, que se estrenó en la pasada edición del veterano festival de cine erótico CineKink, ya está disponible para todos aquellos que quieran echarse unas carcajadas. No obstante, no es nada recomendable verlo en casa, en soledad. Mejor verlo con amigos o en algún lugar con gente desconocida para imitar lo que ocurrió después de la ‘première’: cuando finalizó el pase, los creadores de la cinta invitaron a tres intrépidos a subir al escenario para luchar por alzarse con un improvisado trofeo y, sobre todo, demostrar que tendrían posibilidades de competir con los mejores campeones del mundo de ‘air sex’. Y tú, ¿te atreverías a probar esta experiencia tan extremadamente surrealista?

—————-

Con información de The Verge, MovieMaker, Kickstarter, AfterCluv, ElMundo y The Huffington Post

Bailemos el bimbo, bimbo, bimbo…. ¡Que está causando sensación!

Una pareja de pandas gigantes echa el polvo más largo jamás grabado

¡Viva el amor! El curioso romance de un abducido con su alien

Demostrado: los hombres que llevan una guitarra ligan más

Magdalenas del sexo convexo: Las rimas más chanantes del pop español