Palma no es un buen lugar de vacaciones… para Letizia

A propósito del verano y de las malditas y obligadas vacaciones, siempre he dicho, así lo pienso, que, con ellas, se ponen de manifiesto los problemas, miserias y egoísmos familiares. Incluso en la Familia Real. Aunque algunos periodistas, muy cortesanos, tanto que parecen portavoces, sobre todo de la inefable Letizia, han anticipado que todos estarán este año en Marivent.

La propia Casa, haciendo encaje de bolillos, ha anticipado que más bien va a ser que no exactamente. La tragedia del tren de Galicia ha sido un pretexto, trágico pretexto el, para explicar los cambios que se han producido y se van a producir en Marivent, modificando la agenda.

Cierto es que no hay nada que modificar. Cada miembro de la Familia Real tenía ya decidido lo que va a hacer en el mes de agosto. Además, confirmado por el departamento de Relaciones Exteriores de La Zarzuela. “Es evidente que sí pero hay que esperar unos días para ver como se desarrollan los acontecimientos”.

La reina, la pobre, intenta, con su ejemplar comportamiento, cubrir los desaires de su familia con los mallorquines. Es la primera en llegar a Palma en la sola compañía de su hermana y paño de lágrimas la princesa Irene. Lo hizo para esperar allí a todos los nietos. Este año, la cínica infanta Cristina ha acudido, llevando a sus cuatro hijos, para que disfruten junto a su abuela y sus otros dos primos, los hijos de Elena y Jaime Marichalar, de un curso de vela y de unos días de vacaciones.

El pasado año, como nuestros internautas recordarán, la infanta, en un gesto de soberbia y solidaridad con su impresentable marido, no se le permitió estar en Marivent, se llevó a sus hijos cuando éstos solo habían estado unas horas con su abuela. Esperemos que este año no suceda lo mismo.

En lo que a la inefable Letizia se refiere, ésta, como en años anteriores, no tiene previsto acudir a Palma nada más que para asistir a los actos institucionales obligados con las autoridades baleares. Por supuesto que sus hijas no compartirán, en principio, vacaciones con sus primos. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Como todos los veranos, cuando ellos lleguen a la isla, ya se habrán marchado los otros seis nietos de los reyes. Posteriormente, la familia Borbón – Ortiz Rocasolano y según la propia Zarzuela “se marcharán a pasar sus vacaciones en algún lugar que no se hace público por deseo de la princesa”. A Letizia, como ya hemos comentado alguna vez, las vacaciones en Palma no le parecen vacaciones, según ella mismo dijo.

Mientras esto sucede en nuestra familia real, otras como la danesa se reúnen todos para disfrutar en familia el veraneo, en el castillo de Graasten. Allí se ha visto no solo a la soberana y su consorte el príncipe Henri sino al príncipe heredero Federico, su esposa Mary y todos sus hijos así como el resto de la familia. Lo mismo sucede con la de Noruega y Suecia. La de Su Graciosa Majestad británica, por el nacimiento del heredero del heredero del heredero, este año se han alterado. De todas formas, acabarán todos juntos en Windsor o en Balmoral.

La Familia Real española ¡que poco tiene de familia! y, en todo caso, no es, en modo alguno, una familia ejemplar. Y no solo en verano.