‘Nutri-potitos’ ecológicos para pequeños gourmet

POTITOS_1

Dar de comer a un niño es una de las cosas más difíciles de este planeta. Y eso que a mí me gusta cocinar y disfruto mucho viendo cómo mis niños prueban por primera vez algún alimento. Pero primero tienen que aprender a tragar algo que no sea la leche. Luego a desmenuzarlo. Luego puede que tengan que saborear hasta diez veces o más un alimento antes de aceptarlo.

Por no hablar de la tensión a la hora de proporcionarle alimentos potencialmente alergénicos como leche, pescado, huevos. Y del miedo a que se atraganten cuando empiezan a comer trocitos.
Finalmente, esos minutos interminables hasta que acabe algo que le gusta y la frustración cuando no quiere comer algo que has preparado sacando tiempo de donde no lo había y con mucho amor.

En fin, dar de comer a un niño es tan difícil que se agradece cualquier ayuda. Potitos bio es un libro recién publicado por la editorial Comanegra que promete convertirse en uno de mis libros favoritos, ahora que me enfrento por segunda vez al reto de enseñar a comer a un bebé.

El libro está escrito por la dietista especializada en nutrición pediátrica Olga Brunner y es sólo en parte un recetario. Sería más correcto decir que se trata de una guía breve pero exhaustiva sobre la alimentación complementaria, es decir, aquella alimentación que complementa la leche -materna o de formula- a partir de los seis meses de vida del bebé.

La mitad de las páginas están dedicadas a nociones y consejos sobre cómo saber si el bebé está preparado para empezar a comer -desde estar sentado con la espalda y la cabeza erguidas sin ayuda hasta la desaparición del reflejo de extrusión-, por cuáles alimentos empezar y en qué cantidad, cuáles son los alimentos ricos en vitaminas, hierro o yodo, los horarios de las comidas y las texturas.

La otra mitad sí está dedicada a los nutri-potitos ecológicos, es decir, a pequeños platos completos a base de cereales, fruta o verdura y la justa cantidad de proteínas y grasas hechos, siempre que sea posible, con productos bio.

POTITOS_2

Potito es el término elegido para referirse a todas las elaboraciones, desde el plátano con castañas y avellanas hasta las patatas de polenta pasando por el de salmón, colinabo y calabacín con arroz semi-integral que desde luego no se parece a un potito triturado normal y corriente.

La idea es que los niños se alimenten correctamente probando nuevos sabores -los típicos purés de manzana, pera, plátano y naranja o el de pollo, patata y calabacín aquí no tienen cabida- con texturas adaptadas a su edad y que evolucionan con ella hasta que alcanzan la completa autonomía a la hora de comer. Algunos “potitos”, de hecho, están pensados para comer con las manos.

Un recetario para los más pequeños, pero sobre todo para los padres que tenemos la obligación de proporcionales alimentos sanos y variados y que pensamos que comer va mucho más allá que alimentarse. Los primeros meses de vida son los más adecuados para fraguar a un pequeño gourmet.

 

Imágenes: ©Tamara López Seoane