54 recetas con el té matcha

Zumos, smoothies, cruasanes, ensaladas, pasta, tartas. ¿Cuántas probabilidades hay de que todas estas elaboraciones tengan un denominador común? ¿Un ingrediente tan versátil como para colarse en todas las recetas sin desentonar, es más, otorgando un sabor y un color único a ese plato?

Superenergético, pero calmante, salado (umami) pero dulce, con un color verde intenso consecuencia del “estrés” provocado por su peculiar cultivo en la sombra que dificulta la fotosíntesis y eleva la concentración de clorofila en las hojas.

El té matcha (se pronuncia ma-chá) es uno de esos alimentos que si rodaran una película ganaría un Óscar. Porque es capaz de dominar el papel, independientemente de cuál sea ese papel. Un “súper” alimento desde mucho antes de que los medios de comunicación nos diésemos cuenta de ello y lo etiquetásemos como tal. Un ingrediente antiguo que no soportaría estar de moda y que sin embargo lo está.

Chino de nacimiento, por así decirlo (los pasos clave para la producción y el disfrute de este alimento se originaron en China), el té matcha es uno de los secretos mejor guardados de los japoneses, que lo beben desde el siglo XII.

Nosotros hemos esperado a que el latte de matcha se convirtiera en el it-drink del momento para acercarnos a este tesoro.

Drink-recipes-for-Matcha-coconut-teashake_1

Ahora un libro escrito por dos gurús del té, Louise Cheadle y Nick Kilby, fundadores de teapigs, no sólo desvela qué es y cómo se produce y se disfruta el té matcha, sino que recoge 54 recetas con este ingrediente como punto de partida. La prueba definitiva de que se trata de un ingrediente versátil.

Batido de té matcha y coco, Martini verde, yogur de matcha con compota de arándanos, tortitas de matcha con jarabe de arce, huevos florentina con matcha, ensalada quinua con aliño de chili de matcha (estar más de moda es imposible) y brownie de vainilla y matcha.

Basta una cucharadita de este polvo verde mágico para dar a la receta un giro inesperado. Sí, porque el té matcha es mucho más intenso que cualquier otro tipo de té. Beber una infusión de hojas de té es como beber una infusión de espinacas tirando las espinacas, dicen los autores del libro.

Para que quede claro, con el matcha nos estamos tomando la infusión y las espinacas. Por eso es tan potente (por cierto, en la tienda online de teapigs hay un apartado entero dedicado a este superté) y por eso se puede construir una receta entera a su alrededor. Se puede y se debe, considerados sus beneficios. Los seguros y los supuestos.

 

Imágenes: Tartaletas de queso y matcha, Batido de té matcha y coco. Cortesía de Libros Cúpula, El libro del té matcha de Louise Cheadle y Nick Kilby de teapigs.