La Toscana en cinco mercados y 15 recetas

Cuando me preguntan de qué parte de Italia soy, contesto que del “tacón de la bota” sabiendo que, aunque digan que sí con la cabeza, no saben muy bien dónde diablos queda eso.

¡Ya me gustaría a mí haber nacido en la Toscana! Aunque fuera para brillar durante unos segundos cada vez que me hacen esa pregunta. Adoro mi tierra, pero por muy bonita que sea y por muy famosa que se haya hecho en los últimos años, dudo de que en algún momento pueda ni siquiera esperar de tener la buena fama de la que goza la Toscana en todo el mundo.

Cultura, paisaje, comida. La Toscana saca un sobresaliente prácticamente en cada asignatura. Conozco casi todas sus ciudades, viví en Florencia durante una temporada y pasé inolvidables fines de semana con mis amigos entre arte y copas de vino Brunello de Montalcino. No me extraña que casi todo el mundo sepa dónde se encuentra ese paraíso.

Desde hace tiempo sigo el trabajo de la que para mí es una de las mejores food writers italianas. Se llama Giulia Scarpaleggia, es toscana, por supuesto, y hace justo ocho años creó Juls’ Kitchen, el típico blog de recetas destinado a tener éxito: recetas en italiano y en inglés que salen a la primera, fotografías impecables y retales de una vida que todos quisiéramos tener (Giulia vive y trabaja en un su casa familiar en la campaña entre Siena y Florencia).

El blog, que por cierto es uno de los blogs oficiales de la Toscana, marcó el inicio de una frenética actividad dedicada a la gastronomía. Cursos de cocina “a medida”, cursos de fotografía gastronómica, de food writing y branding y algún que otro evento entre olivos.

Aunque parezca mentira, Giulia encuentra también el tiempo de escribir libros.
Entre ellos, I love Toscana y el más reciente, salido del horno este mes de febrero, La cucina dei mercati in Toscana, un recetario pero también una guía práctica de la región a través de sus mercados. Porque, cuenta Giulia, “allí es donde encontré el origen de la cocina tradicional toscana”.

Le pregunté a Giulia que seleccionara cinco de los mercados de los que habla en su libro para que pudiéramos viajar o, mejor dicho, navegar entre ellos.

También le pedí una receta para cada uno, ya que los platos recopilados nacen de los productos típicos de cada establecimiento, “embutidos, frutas olvidadas, verduras de temporada, quesos locales” y también “de las ideas y las sugerencias de los productores y los tenderos de cada mercado visitado”. Me dio tres recetas, nada menos, que cuando se habla de la cocina toscana es casi imposible elegir.

Mercado de Sant’Ambrogio en Florencia: arista de cerdo con peras y queso pecorino, pan de ramerino (romero), tarta de sémola de trigo con peras y chocolate.

Mercado delle Vettovaglie en Livorno: tarta de garbanzos, cacciucco (sopa de pescado), salmonete a la livornesa.

Il Pagliaio, mercado de productos biológicos en la Piazza a Greve en Chianti (Florencia): liebre en agridulce, atún del Chianti (es decir, cerdo cocido como si fuera un atún y conservado en aceite de oliva), leche a la portuguesa (flan) con azafrán.

Mercado Contadino del Foro Boario de Lucca: garmugia (sopa de verduras de primavera), tallarines con puerros y bacalao, ensalada de campo con miel de playa (una variedad muy especial de mil flores a partir de vegetación que crece en proximidad del mar y de la playa), nueces y queso parmesano.

Mercado semanal de Orbetello, en la región toscana Maremma: pasta penne con calabacines y bottarga (huevas de pescado saladas y secas), pescado all’isolana, confitura de melocotones e vino tinto morellino.

Ya veis que algunas recetas vienen con su enlace, simplemente hay que hacer click y apuntar ingredientes y procedimientos para saborear la Toscana. Os aconsejo que hagáis lo mismo con los mercados. Una ruta por la Toscana de mercado en mercado puede ser una buena idea para la inminente primavera. Sea como sea, ¡que tengáis un buen viaje!

Arista in porchetta

Santo Spirito

Torta cioccolato_semolino e pere

 

Imágenes: Cebollas; Arista de cerdo en ‘porchetta’; Espárragos en el Mercado de Santo Spirito; Tarta de sémola de trigo con chocolate y peras. Cortesía de Giulia Scarpaleggia. La cucina dei mercati in Toscana, Guido Tommasi Editore