Podemos regresa a la Puerta del Sol

Pablo Iglesias ha presentado en el Congreso de los Diputados una moción de censura contra el presidente del Gobierno Mariano Rajoy en la que él se presenta como candidato alternativo a la jefatura del Ejecutivo, partiendo de los solo 72 escaños de Unidos Podemos y con la posible colaboración de unos pocos mas lo que ya anuncia que la moción fracasará.

Aunque eso ya lo sabía Iglesias de antemano porque lo que busca con semejante iniciativa y con la manifestación de hoy en la Puerta del Sol es publicidad y a la vez influir en la crisis del PSOE en línea con el discurso de Pedro Sánchez contrario a la que fue la abstención socialista en la investidura de Rajoy el pasado otoño de 2016, y medio año después de que el propio Iglesias y Podemos votaran en contra de la investidura de Sánchez, lo que garantizó a la permanencia de Rajoy en el poder.

Hace casi dos años y medio Podemos convocó a finales de enero de 2015 una gran manifestación en la Puerta del Sol que fue todo un éxito -se habló de casi 100.000 asistentes-, aunque en ella se introdujo un matiz especial y llamativo: se comunicó a los asistentes que no llevaran banderas republicas (solo hubo algunas) porque la foto de miles de bandera tricolores habría dado la vuelta al mundo y en Podemos se consideró que no había llegado el momento de dar ese paso. ¿Ocurrirá algo así en la convocatoria de este sábado?

Incluso Iglesias en su discurso de 2015 señaló al balcón de la Puerta del Sol donde se declaró la República para hablar de recuperación de libertades y de los derechos humanos y democráticos pero sin mencionar allí la palabra República a pesar que Podemos reclama ser un partido republicano.

Sin embargo esta vez, y tras la crisis de Iñigo Errejón laminado poco después de la asamblea de Vistalegre II y de los escasos resultados de Podemos en junio de 2016, que los dejaron en 72 escaños a pesar de su alianza con IU, Pablo Iglesias pretende abanderar la lucha contra la corrupción del PP. La que el líder de C’s ha dejado de lado apoyando a Rajoy (en los Presupuestos de 2017 y otras votaciones) y a la vez atacando en Madrid Cifuentes que ha denunciado ante la fiscalía la corrupción de Ignacio González en la Operación Lezo.

Asimismo, Iglesias pretende con esta convocatoria en la víspera de las primarias del PSOE entrometerse en la recta final de las primarias socialistas y dejar a los nuevos dirigentes socialistas que ganen las primarias en evidencia por no querer sumarse a la censura de Rajoy. Unos movimientos tácticos de Iglesias que unidos a su ‘autobús de la trama’ le permitirán asumir protagonismo en los próximos días.

Especialmente durante la moción de censura que ya veremos cómo sale porque perderá la votación y Podemos quedará aislado en el Congreso de los Diputados. Y porque tendrá que presentar un programa completo de gobierno que sin duda será objeto de aceradas críticas del Gobierno y del resto de partidos de la Oposición.