Llanto por un bandido y el ‘compi yogui’ detenido

No me gusta ver llorar ni es su estilo a nuestra condesa de Bombay, doña Esperanza Aguirre, que lo que tenía que hacer es dimitir de una puñetera vez. En realidad solo falta por saber si sus lágrimas de cocodrilo tienen que ver con el bandidaje que se le imputa a Ignacio González, el chino Glez. de la coleta blanca, o si llora porque se ha descubierto el pastel y porque se lo han llevado a los calabozos de la Guardia Civil caminera (de plomo tienen la calavera’, escribió Lorca).

La trena de Tres Cantos a donde los picoletos se han llevado también a Javier López Madrid, consejero de OHL y ‘compi yogui’ de la Reina Letizia, ‘¡merde! para la prensa’. El ‘compi’ fue detenido tras el registro de OHL por el pago de comisiones al chino a cambio de la concesión de la Comunidad de Madrid a OHL de las obras -que empantanadas están- del tren tranvía de Navalcarnero, por el que Ignacio González pidió ¡cuatro millones de euros! de comisión a OHL pero al final les hizo una rebaja y el pobrecito solo cobro 1,4 millones.

Este López Madrid, que va a cantar como una rana tenor y a quien el chino nombró consejero de Caja Madrid, es un artista de tarjetas ‘black’ y de los acosos a doctoras apasionadas y sobre todo era el íntimo del chino Glez. y también de ¡Paco Granados! -otro preso- porque él navegaba ‘a motor y a vela’ y pasaba con gran facilidad de una a la otra vicepresidencia de Aguirre con las bendiciones de su ‘patrón’ Juan Miguel Villar Mir que es el gran jefe de todo este merde.

Y, justo es decirlo con la oposición de su cuñado, el actual presidente de OHL, Juan Villar Mir, que siempre fue contrario a estas prácticas ilegales y corruptas que ahora él tiene que erradicar y que en el día de ayer hundieron en Bolsa a la constructora.

Y que no le tiren de la lengua a este perrillo investigador no vaya a ser que de pronto, o a instancias de un fiscal que yo me sé, el can se persone en la Audiencia Nacional en calidad de testigo de cargo y se arme la mundial.

Pero vamos a ver, si las andanzas del chino Glez. de la coleta blanca la sabían la condesa de Bombay, Mariano Rajoy y medio Madrid. Si desde que apareció el ático marbellí del baño turco del chino Glez. ya sabíamos que todo esto acabaría por estallar. Por cierto, ¿donde está Villarejo?. Entonces, ¿de qué se asombran algunos? ¿Y por qué el fiscal anticorrupción quería proteger al chino e impedir que se llevaran a cabo los registros?

Estos del PP no tienen vergüenza en esto de la corrupción, pero está vez ha sido Cifuentes la que ha denunciado el escándalo del Canal de Isabel II. Y que se preparen algunos porque esto no hizo nada más que comenzar y puede tener derivadas asombrosas.

Por ejemplo cuidado con Luís Hermosilla al que llaman ‘el budita’ que es un avispado de Mercasa, empresa en investigación, y puede que buen amigo de Ignacio López del Hierro, el marido de la ministra de Defensa y de la Legión del ‘Cristo de la buena muerte’, María Dolores de Cospedal, con peineta y la bandera a media hasta por la muerte del Señor y tan contenta en los toros de La Maestranza de Sevilla el domingo de Resurrección.

En fin, estaban las ranas de Aguirre (que son docenas) cantando debajo del agua y cuando el sapo se puso a cantar la pobre condesa se puso a llorar. (Continuará).