América, América

leopoldo_lopez

He aquí tres temas que nos llegan de la otra orilla del Atlántico y conviene comentar. El primero y el más grave de todos ellos se refiere a Venezuela, donde el Tribunal Supremo acaba de confirmar la condena de 14 años de carcel al dirigente político y líder de la oposición Leopoldo López, que lleva tres años en prisión acusado de instigar manifestaciones violentas contra el gobierno de Maduro, lo que es absolutamente falso.

Además el Tribunal Supremo está controlado por el propio Maduro y la sentencia es una burda manipulación política que atenta contra las más elementales normas y garantías de un Estado de derecho en cualquier democracia que se precie de serlo.

Por lo que ya es hora que el mediador español en la crisis de Venezuela, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, denuncie el Régimen de Maduro y sus ataques desaforados a la democracia, las libertades y los Derechos Humanos, dando por terminada y por fracasada su mediación.

Segunda cuestión. El presiente de EEUU, Donald Trump, ha vuelto a ofrecer otra bronca rueda de prensa acusando de ‘deshonestos’ a los medios de comunicación por las revelaciones publicadas relativas a las relaciones secretas que miembros de su equipo, como el dimitido Finn, han mantenido en los últimos meses con espías y mandatarios rusos. Trump se equivoca, miente y ataca la libertad de expresión. Acabará mal y antes de lo que él espera y puede que gracias a los medios de comunicación.

Tercer asunto, de menor cuantía. El paso de Diego Armando Maradona por Madrid, para asistir al partido del Real Madrid y Nápoles se ha convertido en un espectáculo repugnante del que fue líder e ídolo del fútbol mundial y que ahora ha quedado reducido a un fantoche borracho, que practica la agresión machista y los indultos a los medios.

Un ídolo caído en el fango una y otra vez al que el Real Madrid acogió con inexplicable adoración y despidió en medio de un tumulto mediático en el que Florentino Pérez acabo haciendo de lazarillo -hasta que lo metió en un autobús- de un Maradona completamente borracho y con lengua de trapo, que nunca más debería ser acogido por el Real Madrid con tanta devoción.