¿Hasta dónde un cambio en la democracia estadounidense?

El acto político-social de Chicago – el ámbito dónde Barack Obama comenzó su carrera política- prologaba en la noche norteamericana del pasado martes – el relevo en la casa Blanca. El encuentro del presidente todavía en ejercicio con 20.000 de sus seguidores ha sido una ocasión-puente: anclada en un hoy que ya era ayer, aunque instalada casi en mañana. El principio de un gozne, de un puente entre dos orillas.

El suceso correspondía a lo que se entiende como víspera y avistamiento de una solución de continuidad, de un corte en el tiempo por cuya virtud se enlazan dos mitades variablemente distintas. Dependiente la transición de una a otra de la radicalidad o no del cambio que suponga el paso de una a otra orilla: de la política sustanciada por Barack Obama a la que realice Donald Trump. Es decir, lo que en paridad sucedió en la noche del martes en cuestión cara entenderlo como prólogo para una película de suspense.

Pero de mucho suspense. Los diferenciales empíricos y vitales entre el presidente que anticipa su adiós a la Casa Blanca luego de dos periodos presidenciales y el que por sólo electo es todavía ajeno a las mieles y a las hieles del poder, son en la actual tesitura de cambio, dentro de la primera democracia del mundo y del primer poder del Planeta, son diferenciales de máxima significación en todos los órdenes de magnitud. Sobre el único título o rango en común, el de ser uno y otro ciudadano estadounidenses, nada comparten en sus respectivas biografías uno y otro personaje.

Más allá de la diferencia que pueda existir entre la percepción que las mayorías tengan de lo que Trump pueda dar de sí desde las potenciales políticas, en positivo o en negativo, por su condición plutocrática, su mundo social y sus relaciones políticas, dentro y fuera de Estados Unidos siempre pesará el dato de su inexperiencia en la gestión política. Por todo ello, desde ahora hasta el día 20 de enero, poco o nada cabe decir con fundamento sobre el cambio que espera en la democracia estadounidense.