Mariano listo para volar sobre Cataluña

Cuentan los fantasmas de la Moncloa que un equipo de fisioterapeutas y de psiquietras están masajeando la espalda y la mente de Rajoy por si llega el momento en el que el presidente del Gobierno tenga que vestir el traje de Supermán que le están preparando las hilanderas del Palacio para casos extremos de emergencia nacional, como podria ser la puesta en marcha del desafío catalán y la declaracion por parte del Parlamento catalán y del presidente Puigdemont de la ‘independencia de Cataluña’.

Hay nervios e inquietud en el Palacio de la Moncloa ante la proximidad de ese desafío muy a pesar de que Artur Mas está acorralado por su reciente inahibilitación por el Tribunual Superior de Cataluña y el cerco que se cierne sobre su cabeza a propósito de los escándalos de la corrupción del 3 % que han estallado en todo su esplendor en el juicio del Palau donde todos los caminos conducen a Gordó, el brazo derecho de Mas en Convergencia y en su tiempo de la Generalitat y unido todo ello al escándalo y las comisiones corruptas de los Puyol.

Los fantasmas de la Moncloa han detectado en Palacio un movimiento inusual de expertos jurídicos del Gobierno analizando la situación y los pasos a dar en el caso de que se desmelene la situación, mientras que en el punte de mando del bunker monclovita otros estrategas de la política y la propaganda oficial analizan las dos opciones posibles que son las de siempre: ganar tiempo con recursos y prohibiciones del TC y esperar a ver que pasa (que es la que mas le gusta a Rajoy); y la puesta en marcha con decision y sin mas dilación del artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomñia catalana o una parte de sus instituciones.

Esta segunda opción obliga a un requerimiento previo al presidente Puigdemong de que acate la ley, el Estatuto y la Constitucion de manera inmediata, y en caso de negativa la convocatoria urgente del pleno del Senado para aplicar por mayoría absoluta la aplicacion del artículo 155 de la Constitución, mayoría que tiene el PP y a la que se podrian sumar PSOE y Ciudadanos.

Asimismo esta opción de intervenir la autonomía catalana supone que Rajoy, nada propicio a tomar decisiones conflictivas, no tenga mas remedio que armarse de valor (el que le faltó en la Cobnsulta del 9-N) y por fin meterse en las mallas de un Supermán a la española para volar rasante sobre el cielo catalán y acabar con el incumplimiento descarado de la legalidad, que es lo que viene siendo habitual en esos lares por parte del independentismo de Convergencia, ERC y la CUP.

Naturalmente esta drástica vía del 155 tiene sus riesgos de orden público y de conatos de violencia, e incluso de rebelión de una parte del funcionariado o de una parte de los Mossos de Escuadra, pero ahí estará la prueba de fuego sobre el temple de Rajoy y de su Gobierno, así como de los partidos constitucionalistas de PSOE y Ciudadanos que sin duda apoyarían a Rajoy y participarían en una mesa de crisis o de seguimiento del problema siendo informados al detalle de la marcha de los acontecimientos.

También habrá que ver que hace el poder econónico y financiero catalán si Puigdemont pisa la raya roja y declara la independencia de Cataluña, con la ‘ley de desconexion’ aplicada de urgencia, y que hacen los medios de comunicacion catalanes. Motivo por el cual se espera que en caso de ‘choque de trenes’ inmediato el Gobierno tome contacto con el poder económico, financiero y de comunicación para pedir su apoyo decidido a la legalidad y a la unidad de España.

De la misma manera el Gobierno advertirá a todos los funcionarios catalanes de las consecuencias penales y laborales a las que se exponen si incurren en el abandono de sus funciones o actuan en contra de la legalidad.

Que duda cabe que una situacion de este alcance y si Rajoy se lanza a fondo su liderazgo y pretigio crecerán, al margen de los problemas que se van a crear dañando la vida y la convivencia catalana y la imagen de Cataluña (tocada de insegurtidad jurídica para empresarios e inversores) y de España en el mundo en general y en Europa en particular.