Elogio de la Justicia española

La traca de juicios por corrupciones varias me ha permitido presenciar por televisión -poco rato- alguno de ellos. Como novelista me dedico a captar, intuir, prejuzgar atmósferas y calidades personales. He llegado a la conclusión que el sector jurídico funciona en España sino con eficacia, sí con competencia. El nivel de los miembros de la judicatura me parece comparable a los de los diplomáticos. Creo que estas dos instituciones, la judicatura y la diplomacia, es la que tiene más nivel en España.

Por supuesto más nivel que la legislatura, donde los diputados llegan por el voto de gente mal informada e influenciable, que vota a otras gentes sin carreras ni cualidades contrastadas. Pero así es la democracia y no hemos dado aun con otro sistema mejor.

El Presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos dijo en su despedida que problemas como el planteado en Cataluña “no pueden ser resueltos por este tribunal, cuya función es velar por la observación estricta de la Constitución”. Añadió que el diálogo político pedido por el propio TC es ahora una necesidad inexcusable y urgente.

Si se quiere canalizar una demanda de independencia habría que reformar la Constitución. Me parece lógico, lo que yo no acabo de entender -y no soy separatista-, aunque me he separado seis veces- es que si una señora deseaba separarse de mí, tuviese que pedirme permiso a mí, que era la causa del problema. Decir que, para separarse, Cataluña debe tener el permiso de España, es negar la mayor. Se quiere separar, precisamente, para no tener que pedir más permisos. De mí se decir que me dejaron tres veces y que me fui otras tres, y que la vida sigue.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario