Cinco lugares de tu casa donde los gérmenes campan a sus anchas

Hace unos días, un estudio científico presentado por Philip Tierno, microbiólogo y patólogo de la Escuela de Medicina de Nueva York, aconsejaba lavar las toallas de la ducha como máximo después de tres usos. Y es que las toallas que usamos diariamente después de ducharnos o para secarnos la cara son caldo de cultivo de toda clase de gérmenes, bacterias y hongos, además de acumular células de piel muerta y secreciones salivales, anales y urinarias, así como ácaros y otros agentes patógenos.

cepillo dientes gérmenes

Pero, aunque pueda dar un poco de repelús, las toallas no son nuestro principal problema a la hora de combatir con los gérmenes que se acumulan en casa. Hace unos meses, la Universidad de Barcelona presentó el Estudio Sanytol sobre los gérmenes del hogar y reveló que en el teclado del ordenador o las bayetas de la cocina puede haber más bacterias que en la taza del inodoro. Este era su top 5:

5. Aparatos tecnológicos

El inodoro suele ser el lugar del hogar que más gérmenes acumula, pero se limpia con frecuencia. Por eso, este estudio advierte que el teclado de un ordenador o la pantalla de un móvil pueden tener hasta 30 veces más de mircoorganismos que un retrete limpio. Este tipo de aparatos, así como los mandos a distancia, están en constante contacto con nuestras manos, las cuales no desinfectamos como deberíamos. Por eso, no es extraño encontrar hasta 450 bacterias por cada tecla del ordenador…

teclado gérmenes

4. Tablas de cortar alimentos

Da igual que sean de madera o de plástico, si bien estas últimas son más fáciles de limpiar. Aun así, las tablas de cortar son uno de los principales focos bacterianos presentes en la casa.  En la madera, las bacterias desarrollan colonias que producen un film que las protege del medio externo, por eso un chorro de agua o un enjuague superficial con lavavajillas no es suficiente para sacarlas de ahí. Lo mejor es sumergirlas en agua con jabón y dejarla unos minutos, para después frotar con un buen estropajo. Y es que… podemos encontrar hasta un millón de bacterias en una tabla de cortar alimentos.

tabla cortar gérmenes

3. Fregadero

En un fregadero podemos encontrar 100.000 veces más gérmenes que en el lavabo. Según el estudio de la Universidad de Barcelona, el 14% de los fregaderos analizados alberga más de un millón de bacterias por metro cuadrado. Y es que la acumulación de platos sin fregar con restos resecos de comida es el mejor festín que pueden esperar estos microorganismos.

2. Estropajos y bayetas

Según este estudio, la cocina tiene más gérmenes que el baño. Y los tiene, sobre todo, porque quizá no la limpiamos con el mismo ahínco. Los estropajos y los trapos de cocina o bayetas son los lugares donde más bacterias podemos encontrar en la cocina, por eso es importante que se limpien a diario y se dejen escurrir. En una esponja o en una bayeta húmeda estos patógenos, que se cuentan por miles, pueden sobrevivir tranquilamente hasta dos semanas. Tiempo con el que seguirás limpiando tus platos como si nada…

bayeta estropajo gérmenes

1. Cepillos de dientes y sus vasos

Reitero lo mismo que al principio. Focalizamos toda nuestra fuerza de desinfección en el inodoro, algo que está muy bien, pero que no es suficiente. Por ejemplo, los cepillos de dientes y los vasos donde los colocamos tienen millones de gérmenes a los que pocas veces prestamos atención. La boca alberga cientos de microorganismos que se transfieren fácilmente al cepillo de dientes durante el uso. Pueden encontrarse incluso bacterias intestinales y gérmenes fecales por culpa de la contaminación cruzada, pues las bacterias del inodoro pueden saltar al cepillo de dientes. Esto ocurre, por ejemplo, cuando después de ir al baño no nos lavamos las manos y acto seguido nos cepillamos los dientes. Se aconseja por tanto guardar el cepillo en un contenedor cerrado, que lo cubra por completo, ya que un ambiente húmedo como el del cuarto de baño, es el lugar idóneo para el crecimiento de microorganismos. Así que tratemos con respeto a los cepillos de dientes, y, ante todo, nunca los uséis más de tres meses.

Hay muchos más sitios propensos al cultivo de gérmenes y bacterias, como el lavabo, la bañera o los juguetes de los niños. Aun así, con una higiene correcta, no darán mayores problemas. Porque tampoco es bueno obsesionarse. 

 

0 comentarios
  1. MCARTHUR says:

    En todo caso, más deseo de los bancos de seguir quitándose ladrillo de encima que otra cosa. A grandes rasgos, los jóvenes, una vez visto el revés inmobiliario de muchos amigos y familiares,
    se lo piensan dos veces antes quedar unidos por grilletes a una hipoteca que les condicione el resto de su vida, pese a esos tipos de interés tan atractivos y otros parabienes convenientemente publicitados. El comportamiento del mercado del alquiler es bastante indicativo a este respecto. Por otra parte, el empleo
    que pueda crearse en realidad –si aparece por algún lado y no se trata de una maniobra electoral del registrador de la propiedad– va a adolecer del poder adquisitivo necesario sin la menor duda. Cabe citar también, a la hora de entrever esa incipiente recuperación, el sesgo estadístico representando por esa serie de ventas de vivienda nueva que no lo es en realidad. Mientras tanto,
    son muchos los pisitos vacíos, muchos los invendibles y bastantes los que llevan anunciándose desde hace más de dos o tres años a ver si suena la flauta. Hoy por hoy, no hay color entre la posible rentabilidad de un pisito y la de una inversión más o menos correcta en bolsa, ya sea directa o a través de fondos. La segunda opción proporciona más alegrías. Además, el pisito es un gasto imprevisible a base de contribuciones comunitarias, derramas y otras menudencias.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario