Las dudas de Keylor Navas y la sombra de Casillas

Debe ser porque desde muy pequeña me considero “abogada de causas pobres”, pero siempre he empatizado con la figura del portero. Qué desagradecido es desollarse las rodillas, jugarse los codos y ganarse algún que otro balonazo en partes indeseadas del cuerpo desde los comienzos -que antes eran en tristes campos de tierra, ahora ya acolchados casi todos con césped artificial-. Y no digamos ya aguantar todos los improperios, críticas y risas de tu afición y la contraria. Porque cualquier error que cometas, amigo portero, te va a dejar en evidencia y, en la mayoría de los casos, le va a costar un gol en contra a tu equipo y quién sabe si una derrota de la que terminarán culpando al que no ha sido capaz de evitar el tanto y no a quien ha fallado un disparo en la portería contraria o no ha sabido contener el ataque rival.

Todo eso ya lo sabe Keylor Navas. Sabe que el Santiago Bernabéu -y en general la afición madridista- tiene algo de bipolar y por eso él no cambia la cara más que para lamentarse apenas unos segundos cuando se juega una expulsión en una llegada en solitario de Brasanac apenas transcurridos 20 minutos del partido contra el Betis ni cuando, en una jugada muy extraña, mete él mismo el balón en la portería en una ocasión que parecía salvada. El costarricense respira hondo, continúa como si nada y pasa de los silbidos a los halagos con una gran parada en los instantes finales. Partido salvado.

Navas ya sabe lo que es la presión: ha vivido desde el principio a la sombra de Casillas, incluso ahora, con el mostoleño a 550 kilómetros de distancia. Pero esta es una sombra que no siempre molesta. A veces es una sombra refrescante, porque enfrente de quienes se acuerdan de ‘San Iker’ hay quienes continúan sin reconocer la figura del excapitán del Real Madrid y eso beneficia a quien hoy ocupa su lugar.

El partido del ‘tico’ era casi más comentado este lunes que la nueva gesta de Sergio Ramos y el liderato del Real Madrid. Casi. Porque el portero blanco ha sido el protagonista de Twitter en las últimas horas, él y de nuevo, la sombra de Iker Casillas.