Preocupación en Mallorca por el creciente ‘turismo de borrachera’

Jóvenes extranjeros se pasean desnudos y protagonizan peleas en plena calle en las zonas más turísticas de la isla

El ‘síndrome Magaluf’ se extiende por toda la isla de Mallorca sin que las autoridades sean capaces de poner freno a un fenómeno cada vez más perjudicial para el turismo. Las autoridades mallorquinas observan con preocupación la llegada masiva y descontrolada de jóvenes extranjeros, que visitan España con paquetes del denominado ‘turismo de borrachera’ y que no dudan en pasear desnudos por la calle o en participar en peleas multitudinarias encendidas por la ingesta de alcohol.

La Policía Local de Calviá identificó y multó a una veintena de turistas británicos que corrieron desnudos por el Passeig del Mar de Palmanova el pasado día 9. Todos ellos abonaron las sanciones al momento y pidieron disculpas por una práctica que parece haberse convertido en la última moda.

El último incidente lo ha protagonizado una chica que el pasado sábado acabó la noche de fiesta sin ropa por las calles de Punta Ballena, acompañada por una amiga que llevaba solo un tanga. La escena fue grabada por unos chicos que comentaban la situación entre risas.

Baleares no es la única comunidad afectada por el turismo ‘low cost’, que se promociona en los países de origen a través de paquetes muy baratos con el ‘todo incluido’ en la mayoría de los casos para atraer a un público muy joven que no siempre respeta las normas de convivencia.

Barcelona ha declarado la guerra a los pisos turísticos para poner freno a este fenómeno, especialmente desde la llegada de Ada Colau al Ayuntamiento. Los vecinos de La Barceloneta se rebelaron hace un par de años contra unos chavales que paseaban completamente desnudos a plena luz del día.