May: ‘Este atentado trata de dividirnos y quebrar los vínculos de solidaridad’

La primera ministra británica, Theresa May, confirmó hoy que el autor del atentado contra la comunidad musulmana perpetrado hoy cerca de una mezquita de Londres "actuó solo", según las primeras indagaciones de la policía.

En una declaración fuera de su despacho de Downing Street, la líder conservadora dijo que este último ataque en el barrio de Finsbury Park, en el norte de la capital, “es un recordatorio de que el terrorismo, los extremismos y el odio adoptan muchas formas” al tiempo que incidió en la “determinación” del Gobierno en “erradicarlos, sin importar quién sea el responsable”.

May se dirigió al país tras haber presidido una reunión con su comité de emergencia en respuesta al ataque, en el que una persona murió y diez resultaron heridas, si bien Scotland Yard aún tiene que confirmar que ese fallecimiento está vinculado directamente a lo ocurrido. La cuestión es que el hombre que falleció en la mezquita de Finsbury Park estaba recibiendo primeros auxilios antes de que el camión arrollara a varios peatones.

El subcomandante Neil Basu, de la Policía Metropolitana de Londres (Met), reveló a los medios de comunicación que esta persona se desvaneció y era atendida en el suelo por los feligreses que salían de la mezquita, tras las oraciones de la noche en el mes sagrado del Ramadán, momentos antes del suceso.

La Policía confirmó después su muerte, por lo que figura como víctima mortal del atentado terrorista, pero se desconoce si perdió la vida a consecuencia del atropello en el que otras diez personas resultaron heridas, dos de las cuales se encuentran en estado crítico. “El hombre que murió en el incidente de Finsbury Park ya estaba recibiendo primeros auxilios por parte del público y todavía no se sabe si su muerte fue causada por el ataque”, puntualizó Basu.

En su declaración, May afirmó que este último atentado, “una vez más, ha tenido como objetivo a personas normales e inocentes que hacían su vida diaria, esta vez musulmanes británicos que abandonaban una mezquita”, tras haber rezado en “un momento sagrado del año” para esa comunidad, el mes de Ramadán. “Hoy nos unimos, como ya hemos hecho anteriormente, para condenar este acto e indicar, de nuevo, que el odio y la maldad de esta clase nunca triunfarán”, remarcó.

Según la primera ministra, este ataque contra la comunidad musulmana “es tan insidioso y destructivo para nuestros valores y nuestra forma de vida” como los recientes actos terroristas perpetrados en Manchester y Londres, aparentemente motivados por extremistas islámicos.

Tras valorar la situación con el grupo de expertos del llamado Comité Cobra -principales ministros del Gabinete y la cúspide de los servicios de emergencia del país-, la líder tory anunció que el Gobierno planea revisar su actual estrategia para combatir el terrorismo y creará para ello una nueva comisión. “Este ataque contra los musulmanes cerca de su lugar de culto y todos los actos de terrorismo en cualquiera de sus formas comparten el mismo objetivo fundamental: dividirnos y quebrar los vínculos de solidaridad que compartimos en este país”, apuntó también May, quien añadió que “no permitiremos que esto ocurra”.