Macron, ‘en marcha’ hacia la mayoría parlamentaria pero con escasa participación (35,33%)

La participación hasta las 17.00 en la segunda vuelta de las elecciones legislativas que se celebran en Francia este domingo es del 35,33 por ciento, según los datos oficiales del Ministerio del Interior. El porcentaje de participación hace cinco años a esta hora era del 46,4 por ciento, frente al 49 por ciento registrado en 2007, al 46 por ciento en 2002 y al 58 por ciento de 1997, de acuerdo con las cifras históricas oficiales recogidas por el diario 'Le Figaro'.

Más de 65.000 mesas electorales de Francia metropolitana abrieron hoy a las 6.00 horas GMT para la segunda vuelta de las legislativas francesas, donde se renovará la cámara baja con la previsión de una amplia mayoría para el partido del presidente, Emmanuel Macron.

Macron depositó su voto poco después de las 09.00 horas (07.00 GMT), antes de lo acostumbrado por él, puesto que tiene que presidir una ceremonia militar sobre las 11.00 horas (09.00 GMT). El elegido jefe de Estado en las presidenciales de hace menos de año y medio, acudió solo a su despacho electoral de Le Touquet, una localidad costera del noroeste del país donde tiene una residencia junto a su esposa Brigitte, que no le acompañó en esta ocasión.

La mayoría de los centros de voto permanecerán abiertos hasta las 16.00 horas GMT, aunque en las grandes ciudades lo harán dos horas más. Los franceses de los territorios de ultramar votaron ayer, sábado, para que los resultados definitivos puedan ser conocidos esta noche.

En total, en esta segunda vuelta se elegirán 573 de los 577 escaños que componen la cámara baja francesa, puesto que 4 fueron elegidos ya en la primera vuelta. En el resto, comparecen los dos candidatos más votados o aquellos que obtuvieron el pasado domingo más del 15 % del censo. Les encuestas auguran una baja participación, que puede dar lugar a un récord de abstención, después de que en la primera vuelta votaran menos de la mitad de los 47,5 millones de inscritos.

Los franceses completan hoy la composición de la Asamblea Nacional con la única incógnita, a tenor de los sondeos, de cuántos escaños conseguirán arañar los partidos de oposición a La República en Marcha (LREM), la formación del presidente Emmanuel Macron, que aspira a alzarse con una histórica mayoría. Tras imponerse en la primera vuelta del 11 de junio con el 32,32 por ciento de los votos, LREM aspira a obtener entre 440 y 470 escaños de un total de 577 con que cuenta la Asamblea Nacional, según las proyecciones de los centros demoscópicos. Frente a eso, el resto de partidos sumarían en torno a un centenar de escaños.

La derecha moderada rondará los 100 diputados, según los sondeos, mientras que los socialistas, que gozaban en la cámara saliente de una holgada mayoría absoluta, tendrán menos de 30. Tampoco le irá mejor al Frente Nacional, que aspira a un máximo de 5 diputados, ni a la Francia Insumisa del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que busca unos 15.

Los comicios se desarrollarán en medio de unas importantes medidas de seguridad, con 50.000 agentes desplegados en todo el país, que vive en estado de emergencia desde la oleada de atentados de 2015.