El alcalde de Londres denuncia la ‘negligencia’ de los políticos en el incendio de la torre Grenfell

El revestimiento de la torre Grenfell de Londres, destruida por un incendio el pasado miércoles, fue realizado con un material supuestamente prohibido en el Reino Unido, ha dicho este domingo el ministro británico de Economía, Philip Hammond.

El edificio, ubicado al oeste de Londres y en el que vivían entre 400 y 600 familias, se incendió con rapidez porque, al parecer, el inmueble estaba cubierto con un material que contenía polietileno, según han indicado los medios locales.

“Entiendo que el revestimiento en cuestión, este revestimiento inflamable que está prohibido en Europa y Estados Unidos, está prohibido también aquí”, ha dicho el ministro conservador. En ese sentido, Hammond indicó que la investigación sobre la tragedia, en la que al menos 58 personas desaparecidas han sido dadas por muertas, deberá determinar si se violaron las reglamentaciones cuando se colocó el revestimiento.

“Aquí hay dos asuntos separados. ¿Nuestras regulaciones son correctas y permiten los materiales adecuados? o ¿se prohíben los materiales incorrectos?”, se ha preguntado Hammond.

Tras reunirse ayer con víctimas y voluntarios, la primera ministra británica, Theresa May, ha dispuesto el envío de funcionarios al Ayuntamiento de Kensington & Chelsea, distrito al que pertenece la torre, para ayudar a los damnificados, en su mayoría personas con pocos recursos y que vivían en apartamentos de protección oficial.

Los vecinos han criticado al Gobierno por la falta de respuestas concretas a los residentes que se han quedado sin hogar, y que son atendidos en el barrio por cientos de voluntarios gracias a las donaciones recibidas de la población.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, por su parte, ha asegurado este domingo que el incendio fue un “accidente evitable” causado por una serie de “errores y omisiones”.

Khan ha hecho estas declaraciones al final de una misa celebrada por las víctimas en una iglesia cerca de la torre Grenfell. “Fue un accidente evitable que no debería haber ocurrido”, ha dicho en la BBC. “Esta tragedia es el resultado de los errores y la negligencia por parte de los políticos, del Ayuntamiento y del Gobierno”, agregó.

“La comunidad local tiene la sensación de haber sido maltratados porque algunos de ellos son pobres”, dijo el alcalde de Londres, que en un artículo publicado en The Observer también considera “crucial saber toda la verdad sobre lo que pasó para descubrir si las advertencias fueron ignoradas”.

“Tenemos una deuda con todas las víctimas”, agregó. “Para garantizar que sus familias reciban el apoyo adecuado, y que no vuelva a ocurrir algo así nunca”.

RELACIONADO