La OCU constata la falta de rigor en empresas de paquetería urgente

Ninguno de los envíos que la organización hizo para el estudio se realizó sin que ocurriera algún percance

Dificultad para contactar, esperas en la recogida del paquete, retrasos en el envío, aparecer sin avisar o no permitir comprobar el estado del producto son algunas de las deficiencias más comunes de las empresas de paquetería urgente, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Esta organización ha realizado un estudio en el que ha examinado a quince de los principales operadores del sector y para ello realizó cinco envíos por compañía, entre distintas ciudades y con objetos de diferente naturaleza.

“La conclusión es que ninguno de estos envíos se realizó sin que ocurriera algún percance”, señala OCU en un comunicado.

En primer lugar no siempre avisan al destinatario del momento de la entrega aunque le pidan datos para contactar con él y, además, en quince envíos llegaron con retraso sobre lo previsto, en 26 pusieron impedimentos para comprobar el estado del contenido del paquete y en nueve se produjeron otras incidencias.

Y “lo más grave”, según esta organización, es que en todos los casos el denominador común es que “hicieron perder el tiempo” al consumidor.

El primer problema detectado fue la dificultad para llevar a cabo la contratación, especialmente en los casos de Envialia, Halcourier o Tourline.

El siguiente “inconveniente” fue “la poca seriedad” en los tiempos acordados. Así, un 20 % de los envíos llegó tarde a su destino y la mayoría de las compañías establecieron un horario tan amplio que abarcaba habitualmente la mañana o la tarde entera y, en algún caso, hasta todo el día de espera.

En cuanto a los avisos, “rara vez” llamaron para confirmar antes de ir a recoger o entregar el paquete.

El hecho de contratar un servicio de entrega rápida supuso que el coste del envío se incrementara, a pesar de que en Correos y DHL avisaron que no cumplirían con el plazo de la tarifa acordada. Casi todas las compañías enviaron al menos un paquete con retraso y dos de ellas (TNE y UPS) “suspendieron” en este apartado.

Algunas compañías como Halcourier, Envialia y Tipsa no facilitaron a menudo un código de seguimiento del envío y en contadas ocasiones se ofreció un embalaje adecuado para uno de los productos aunque se trataba de botellas de cava.

Según la OCU, quizá este sea el motivo por el que en un 39 % de los envíos no se permitió abrirlo en presencia del repartidor, lo que “hurta” al consumidor la posibilidad de comprobar si se han producido desperfectos.

Para los envíos a las islas, OCU recomienda utilizar Correos porque sus precios son “mucho más moderados”.

En cuanto a las tarifas, las grandes empresas internacionales como DHL, MRW y UPS tienen precios algo por encima de la media, mientras que Keavo, Tourline Express y Correos Express tienden a ser algo más económicas.

Sin embargo, OCU ha advertido de que una compañía puede ofrecer tarifas distintas para el mismo envío, dependiendo de si se contrata por teléfono o internet.

Leer más noticias sobre