Bronca monumental con los estibadores invitados a la tribuna del Congreso

El debate de la convalidación del decreto sobre la estiba ha concluido en el Congreso con una monumental bronca con una veintena de representantes de los estibadores, que desde la tribuna de invitados han increpado al portavoz del PP, Miguel Barrachina, y que finalmente se han marchado del hemiciclo.

Los diputados de Unidos Podemos, puestos en pie, han jaleado con sus aplausos a los trabajadores, que en diferentes momentos de la intervención de Barrachina han proferido voces y han gesticulado contra el grupo popular y su orador, al que uno de ellos ha gritado, puesto en pie y señalándole con el dedo: “¡Cállate ya!”.

No ha hecho falta que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ordenara desalojar la tribuna, porque según avanzaba Barrachina en sus consideraciones para defender la reforma de la estiba, han ido marchándose, algunos en solitario, puño en alto, y luego en grupo, pero sin dejar de dar voces y hacer aspavientos.

Además, del “¡Cállate ya!” al diputado del PP, que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y otros diputados de su grupo han acogido con aplausos, el último en marcharse ha vociferado un “¡Nos habéis vendido!” dedicado al Gobierno y los grupos que han facilitado la convalidación del decreto.

Los argumentos esgrimidos por Barrachina en su exposición, en la que ha dicho entre aplausos del PP que la reforma es una oportunidad “para que se contrate a la primera mujer estibadora en Algeciras”, han provocado también interrupciones por voces desde la tribuna y protestas de Unidos Podemos por sus muchas alusiones a este grupo. De hecho, una vez que se habían ausentado los sindicalistas, los diputados del grupo popular se han cruzado reproches y acusaciones con los de Unidos Podemos, a lo que Barrachina ha espetado que “todo lo que sea alentar la revolución socialista les viene bien”.

La situación ha llegado a tal extremo que la presidenta Ana Pastor ha anunciado en tono severo que estudiará a través del acta taquigráfica “todas las voces” escuchadas durante el debate para pedir la retirada del Diario de Sesiones de al menos cuatro o cinco palabras que, a su juicio, atentan contra el decoro de la Cámara.

Al finalizar el pleno, el portavoz del grupo popular, Rafael Hernando, ha calificado lo ocurrido como una de las “páginas más nefastas” vividas por el pleno del Congreso porque un grupo de “incontrolados” no sólo ha “insultado” a Ana Pastor sino que ha pretendido “intimidar” a un diputado del PP cuando hablaba.

Por ello ha anunciado que pedirá que se averigüe quién ha invitado a los estibadores “para que se tomen las medidas oportunas”, incluidas las disciplinarias, y ha adelantado que si Podemos está detrás “tendrá que responder” por ello.

Fuera ya del Congreso, el abogado de los sindicalistas, Víctor Díaz, ha explicado a los medios de comunicación que los estibadores portuarios invitados al debate han optado por levantarse e irse debido a “las provocaciones del portavoz del PP”.