Día del Trabajador

Los sindicatos claman contra la corrupción y amenazan a la CEOE con un “calvario”

Los líderes de CCOO y UGT han advertido que no van a permitir que se incrementen "los beneficios de las empresas" y no los salarios

ARRANCA LA MANIFESTACIÓN DEL PRIMERO DE MAYO CLAMANDO CONTRA LA CORRUPCIÓNSus líderes, Pepe Álvarez e Ignacio Fernández Toxo, han centrado sus mensajes en torno a los últimos casos de corrupción y han dejado claro que “sólo un frente unido va a permitir que este país avance por la senda social, de reparto de riqueza y solidaridad”.

Álvarez ha considerado que la corrupción que se vive en España es “pornográfica” y que la separación de poderes “es una quimera” y más propia de un país bananero.

Mientras nos estaban robando a manos llenas nos decían que había que apretarse el cinturón, que había que hacer políticas de austeridad“, ha dicho Álvarez, quien ha pedido a la oposición parlamentaria que derogue las dos reformas laborales para que los trabajadores puedan recuperar los derechos perdidos.

Los sindicatos han recordado también a la patronal que, ahora que las empresas están recuperando beneficios, es el momento de pactar alzas salariales, confían en que el Primero de Mayo sea “un punto de inflexión” en la negociación colectiva y han advertido de que, de no pactar, “el conflicto está servido”.

En este sentido, Álvarez ha amenazado con convertir la negociación colectiva en un “calvario” para los empresarios, aumentando la conflictividad e, incluso, “parando las fabricas del país”.

Cuarenta años después de su legalización, los sindicatos han seguido reivindicando la lucha obrera porque “nunca se ha conseguido una conquista sin mojarse” y “no se puede hacer tortilla sin romper huevos”.

Durante el mitin en la Puerta del Sol, Álvarez ha dicho que no es de recibo que haya sindicalistas que tiene que pasar por los juzgados por participar en “los piquetes de la libertad”. Toxo también ha llamado “a la movilización social, a la calle, a la huelga” para impulsar el cambio que necesita el país, en el que ha sido su último Primero de Mayo al frente de CCOO.

Álvarez ha terminado su intervención alabando a Toxo por su “honestidad” y por ser un ejemplo para todos, con su labor sindical “desde el Ferrol hasta la Puerta del Sol”.

La corrupción, protagonista de las marchas

Entre los manifestantes, la corrupción -tras los últimos escándalos sobre el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González- ha centrado muchos de los lemas, pancartas y gritos.

“El PP no es partido, es una mafia”, “Menos chorizos, más huevos” eran algunos de los mensajes que portaban los manifestantes que han llamado también a la “huelga general”. También había muchas alusiones a las condiciones de trabajo de las denominadas empresas multiservicios.

Esta mañana, un centenar de trabajadores de Ferrovial Servicios -filial del grupo Ferrovial- que prestan servicios a bordo y logísticos en los trenes de alta velocidad y larga distancia de Renfe han protestado contra las condiciones laborales en el arranque de cinco nuevas jornadas de huelga.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha empezado con ellos su jornada del Primero de Mayo que ha aprovechado para defender y pedir apoyos a su moción de censura, especialmente al PSOE, a la vez que ha acusado al PP de ser una “amenaza” para los trabajadores.

En la misma línea, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha dicho que en una situación de “excepcionalidad” como la que vive España hay que actuar.

El secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, ha pedido un modelo laboral “innovador, moderno y flexible” para luchar contra la precariedad, mientras que el portavoz de la Comisión Gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha reclamado desde Sevilla derogar las reformas del PP.

También en Madrid, aunque con otro recorrido, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) ha reunido a más de medio millar de manifestantes para denunciar la precariedad laboral y social instaurada desde el comienzo de la “transacción política”.

En Oviedo, alrededor de 2.000 personas se han manifestado en el acto central organizado por la Unión Sindical Obrera (USO) para exigir la recuperación de unos salarios y empleos dignos y en defensa de los derechos de los trabajadores y de la justicia social.

Bajo el lema “No hay excusas. A la calle”, los principales sindicatos, UGT y CCOO, han convocado 73 manifestaciones en todas las capitales de provincia y ciudades españolas más importantes para reivindicar empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y más protección social. Entre sus reivindicaciones, Toxo y Álvarez instan a la patronal a que se siente a negociar para cerrar cuanto antes un pacto salarial para 2017 y, de lo contrario, amenazan con una mayor conflictividad laboral.

Muy lejos de hacer mención a este asunto ha estado Rajoy en un escueto mensaje publicado en Twitter, en el que se limita a agradecer la contribución de los trabajadores “a la recuperación económica” y señala que “el Gobierno trabaja para lograr más y mejor empleo”.

Actualmente en España hay ocupadas un total de 18.438.300 personas, mientras que la tasa de paro es el 18,75%, es decir, 4.255.000 personas, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre del año y que publica el Instituto Nacional de Estadística.

RELACIONADO