Una base nuclear norcoreana, utilizada por sus trabajadores para jugar al voleibol

Los expertos creen que o bien Punggye-ri podría estar en "modo de espera" o la actividad deportiva es para confundir a los observadores

Analistas dedicados a monitorear parte de lo que sucede en la hermética Corea del Norte han señalado que se ha detectado una actividad inusual en un lugar ‘escondido’ entre las montañas del noreste del país donde se desarrollan pruebas nucleares.

El grupo de monitoreo 38 North afirma que en unas imágenes de satélite capturadas el domingo aparecía personal del cuartel de guardia y de otras dos áreas de la zona de pruebas de la base de Punggye-ri practicando voleibol, un deporte muy popular en Corea del Norte, lo que da lugar a dos interpretaciones.

“Lo que sugiere es que la instalación podría estar en modo de espera“, dice Joseph Bermúdez, experto en Corea del Norte y analista del 38 North, que tiene su sede en Washington. Es decir, los trabajadores estarían con todo preparado a la espera de recibir órdenes. “También sugiere que los norcoreanos estaban practicando ese deporte sabiendo que los veríamos e informaríamos sobre esto”, señala.

“Nos están enviando un mensaje de que están poniendo las instalaciones en estado de espera o están tratando de engañarnos”, recalca Bermúdez. Además de gente jugando al voleibol, en las imágenes (ver aquí) pueden verse otros terrenos de juego dedicados a este deporte y redes colgadas.

La última semana 38 North dijo que Punggye-ri estaba “preparada y lista” para realizar su sexto ensayo nuclear, posiblemente para hacerlo coincidir con las celebraciones del pasado sábado por el aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il-Sung.

Sin embargo, el ensayo no ha tenido lugar, pese a que el dirigente norcoreano Kim Jong-un trató de lanzar un misil el domingo, que según el Pentágono, explotó casi inmediatamente después del lanzamiento.

En concreto en una de las imágenes se observa la poca actividad de la zona norte de la base que en teoría está totalmente preparada para la actividad.

De todas formas, como indican los expertos, el ensayo podría producirse en cualquier momento y no es la primera vez que Pyongyang juega al despiste. Ya en 2012 lanzó el satélite Sohae poco después de informar de problemas técnicos.