Netflix, HBO y Disney se saltan el derecho de huelga de los actores de doblaje y se llevan series a estudios fuera de Madrid

El pulso entre los actores de doblaje y las productoras continúa. Los directores, adaptadores y actores continúan su huelga que dura ya 22 días, y desde hace 15 es indefinida ante la falta de un acuerdo. Ante la presión, las grandes productoras como Netflix, Disney y HBO, en vez de negociar, se han saltado el derecho de huelga y han enviado a otros estudios series como ‘Erase una vez’, ‘Major Crimes’ o ‘Supergirl’. Series como ‘Mentes criminales’, ‘Big Bang Theory’, ‘Blue Bloods’, ‘Anatomía de Grey’ o ‘Quantico’ continúan suspendidas, pero los actores de doblaje en huelga temen que los grandes vuelvan a enviar sus capítulos a otros estudios, lo que irá en detrimento de la calidad del producto.

dobladoresProfesionales como Lorenzo Beteta, quien da voz a actores como David Duchovny (el agente Mudler), Owen Wilson, Robert Downy Jr. o John Cusack, y es el director y adaptador de la serie ‘Erase una vez’, ha lamentado a través de la redes sociales la falta de calidad del episodio que se ha doblado con voces nuevas, en el que se da “una bonita patada a la gramática española en un producto del que, además de mi trabajo de adaptación, Disney y SDI se jactan de una más que escrupulosa “supervisión”. Se refiere así a un diálogo en el que se dice “¿Qué hay entre ti y Aladín?” En vez de ‘tu’ en un ejemplo de cómo queda un capítulo doblado sin calidad.

Otras muchas voces del doblaje mantienen su huelga indefinida en defensa de la dignidad de la profesión y para reclamar un nuevo convenio colectivo para el sector en Madrid tras llevar 25 años aplicándose el mismo.

En el sector lamentan que los estudios en Valencia hayan aceptado continuar con el trabajo de algunas de las series iniciadas en Madrid como ‘Erase una vez’ o ‘Supergirl’, que, además, han recibido numerosas críticas por parte de los seguidores por su falta de calidad o por los cambios de voces. De momento, agradecen que los estudios de Galicia y Barcelona no hayan aceptado esta práctica y respeten el paro de Madrid al no aceptar el doblaje de estos proyectos.

Un nuevo marco para equipararse a la UE

De forma generalizada reclaman lograr un texto marco que les equipare con el resto de profesionales de la Unión Europea que cuentan con unas condiciones laborales mucho más dignas, según afirma la Asociación de Actores de Doblaje de Madrid (ADOMA).

Entre sus reclamaciones concretas piden cambiar las condiciones económicas, que no se han renovado desde 1994 y la normativa que regula las condiciones en las que trabajan. Según las estimaciones de ADOMA unos 500 actores de doblaje que trabajan en Madrid han perdido el 60% de su poder adquisitivo.

Históricamente se consideraba que los profesionales de este sector eran unos privilegiados ya que “se ganaban cantidades muy importantes”, recuerda Eduardo Jover, director de doblaje y voz de actores como Pierce Brosnan, Matt Dilon, Tom Cruise o Cristopher Lamber, pero hoy “hay que trabajar mucho para tener un salario normalito”.

Son pocos los que cuentan hoy en día con un salario indefinido y que trabajen a jornada completa en un estudio. Estos “privilegiados”, suponen sólo el 5% del sector y cobran una media de 21.000 euros al año. El resto recibe cuatro euros por ‘take’ y cinco si es para cine.

Jover ha comentado a Republica.com que para vivir sólo de esto debes “tener la suerte de que te convoquen todos los días a trabajar y, hacer al menos 12 ‘takes’”. Así podrías sumar en torno a 1.400, aunque la mayoría está entre los 1.000 y 1.200 euros al mes. Por ello, los actores de doblaje se tienen que “sacar” el resto que se necesita para vivir con la publicidad, como directores o como adaptadores.

Hoy en día, asegura Jover, “no se ha compensado en la capital la bajada del 25% que aceptamos al firmar el convenio de Madrid en 1993 y que nos vendieron como temporal para ser más competitivos con los convenios autonómicos”. Por el contrario, afirma que “esta rebaja duró 10 años” y recuerda que “hasta 2005 no hubo ninguna subida”, y esta fue gracias a la Unión de Actores.

El sector reclama una subida del 3,5%

Desde el sector se reclama una subida de un 3,5%, que equivale a sumar el incremento del IPC a cierre del 2016 (1,6%) y el previsto para  este año (2%). Es decir, pasar de 37,19 a 38,49 euros que se paga por cada convocatoria de vídeo y de 49,58 a 51,32 si es para cine. En el caso de los ‘takes’, pasarían de 4,08 a 4,22 euros en vídeo y de 5,43 a 5,52 en el caso del cine.

Este sería el mínimo para comenzar a trabajar con los estudios de doblaje y desconvocar la huelga. Además, deberán comprometerse a negociar dentro del nuevo convenio sus otras reivindicaciones que pasan por poder disfrutar de vacaciones, tener pagas extra o tener derecho a finiquitos como en otras profesiones.También reclaman no tener que ceder los derechos a algunos estudios que lo exigen a cambio de nada y si no lo haces no te dan el trabajo.

Según ha explicado el presidente de ADOMA, Adolfo MorenoRepública.com, “en este momento estamos en punto muerto”, pero asegura que  ellos “están dispuestos a negociar a partir de esos mínimos”. De momento están esperando una respuesta que se hace esperar pero no descartan tener que presentar una demanda judicial.

Lamentablemente la profesión cuenta con diversos convenios en España lo que divide la fuerza del sector. Por esta razón, Beteta reclama que “madrileños, catalanes, gallegos, valencianos, vascos y andaluces” luchen juntos,  de este modo “estaríamos hablando con las empresas y clientes en otros términos, y con una fuerza sin duda definitiva”. En su opinión, “nos han menospreciado durante años y nos hemos creído durante mucho tiempo que no valíamos lo que realmente valemos. Es hora de romper ese círculo vicioso y demostrar de lo que somos capaces para dignificar nuestra profesión”.

Beteta ha subrayado a través de las redes sociales que lo importante de sus reivindicaciones y las de sus compañeros, es luchar la “dignidad y el orgullo” de la profesión. “Nos han hecho creer que es digno hacer la producción de una serie de éxito pagando 25€ por capítulo. Que, después de estudiar la carrera de Sonido, es digno cobrar 800€ al mes por registrar o mezclar series con miles de fieles o películas de cine con muchos millones de euros a sus espaldas. Que el/la protagonista de la película más taquillera de la historia del cine está bien pagado/a cuando la misma ‘Major’, paga por el mismo personaje 8 veces más en nuestro país vecino. En este país, han “laminado” nuestros derechos porque nos hemos dejado, consciente o inconscientemente”, se lamenta.

Ahora, los actores de doblaje en huelga se enfrentan con los “esquirolajes”: compañeros de profesión que se prestan a seguir trabajando con los estudios o multinacionales que se saltan los derechos de huelga y se llevan sus productos fuera de Madrid. Y precisamente ADOMA ha presentado sendas denuncias contra dos de los grandes estudios de Madrid, SDI y Technison, por estas prácticas.

De momento sólo seis estudios han aceptado este acuerdo de mínimos y seguir negociando sobre el resto de reivindicaciones para incluirlas en el Convenio Colectivo de Madrid. No obstante, solo suponen en torno al 4% del sector.  Se trata de Media Sound, Megara, Ad Hoc, Arait Multimedia, Peakland y recording Words.