El Senado anticipa que la subida de sueldo de los funcionarios será del 1% este año

Esta modificación supone romper por vez primera desde 2009 con la congelación del "sueldo" de los senadores, sometida además a recorte en 2010

senado3_recortada

La Mesa del Senado ha acordado este martes subir un 1 por ciento las retribuciones de los senadores y del personal que presta servicio en la Cámara Alta en el ejercicio de 2017, anticipándose a la subida que previsiblemente anunciará este miércoles el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para los funcionarios.

Sin embargo, la Mesa del Congreso y la celebrada también este martes por las Mesas conjuntas de ambas Cámaras (Cortes Generales) no han acordado aún ese aumento, a la espera del anuncio oficial por parte del Ejecutivo, aunque es muy probable que adopten la misma medida una vez que se haga pública la subida de los empleados públicos.

En el Senado ha sido su vicepresidente, Pedro Sanz, quien ha dado a conocer esta modificación en los presupuestos adoptada “de acuerdo con el Gobierno” y que supone romper por vez primera desde el ejercicio de 2009 con la congelación del “sueldo” de los senadores, sometida además a recorte en el año 2010, igual que ocurrió con los diputados.

La Mesa del Senado ha incorporado así “el incremento del 1% en las retribuciones decidido por la Mesa General de Negociación de las Administraciones públicas y que se ha conocido en los últimos días”, apunta una nota oficial de la Cámara Alta.

Con la subida para los senadores y los funcionarios, el proyecto de presupuesto para 2017 asciende a 53.194.790 euros, esto es, un 1,26 por ciento más que en 2016.

Este aumento hace además que las cuentas que la Mesa del Senado había aprobado hace tan sólo una semana se modifiquen al alza y pasen de 52.909.710 euros a 53,3 millones de euros.

En cualquier caso, el vicepresidente del Senado ha asegurado que estas cifras mantienen la “contención del gasto” que comenzó en 2010, cuando sus cuentas ascendían a 60,9 millones e euros, un 12,73 por ciento más que lo ahora previsto para 2017.

“Hay una contención y una reducción sustancial en los gastos del Senado”, ha remarcado Pedro Sanz.

Eso sí, el presupuesto retocado hoy mantiene la suspensión de las aportaciones al Plan de Previsión Social para los senadores que fueron suspendidas en 2012 para ahorrar, algo que también hizo el Congreso con los diputados.

Los presupuestos del Senado se han elaborado condicionados por la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado de 2016, de manera que se han abordado con el ejercicio en marcha.