El adiós de Reino Unido a la UE

Ya hay fecha para el Brexit: Theresa May lo activará el próximo 29 de marzo

La primera ministra británica, Theresa May, activará el "brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el próximo 29 de marzo, informó hoy el Gobierno. Un portavoz de la residencia oficial de Downing Street indicó que la jefa del Gobierno comparecerá ante el Parlamento ese mismo día para informar de que ha invocado el artículo 50, que inicia el proceso formal de negociaciones para la salida del bloque europea.

may-dMay informará a los diputados sobre la activación del artículo 50 en una declaración parlamentaria al término de la sesión semanal de preguntas a la primera ministra en la Cámara de los Comunes, que se celebra cada miércoles entre las 12.00 y las 12.30 GMT.

El representante permanente de Reino Unido ante la Unión Europea, Tim Barrow, ha sido el encargado de notificar este lunes a la oficina del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, su “intención” de invocar el artículo 50 del tratado comunitario “el 29 de marzo”. “Este anuncio cumple el compromiso de Reino Unido de activar el artículo 50 a finales de marzo de 2017″, ha añadido el Gobierno británico.

El ministro responsable del ‘Brexit’, David Davis, ha recordado que el pueblo británico adoptó en junio de 2016 la “decisión histórica” de abandonar la Unión Europea y ha subrayado que el Gobierno está ahora “en el umbral de la negociación más importante para este país en una generación”. “El Gobierno es claro con sus objetivos: un acuerdo que funcione para cada país y región de Reino Unido y que, de hecho, funcione para toda Europa; una nueva alianza positiva entre Reino Unido y nuestros amigos y aliados de la Unión Europea”, ha explicado Davis, en línea con la postura que ha venido defendiendo la primera ministra y que suscita no pocas duda sobre la relación de bilateralidad que pretende establecer con Bruselas en el plano comercial una vez que haya culminado el Brexit.

Según Downing Street, se espera que el periodo de negociaciones que se abrirá dentro de nueve días termine con la retirada del Reino Unido de la UE el 29 de marzo de 2019, casi tres años después de que los británicos votasen en un referéndum a favor de salir del “club” comunitario. Hace una semana, el 13 de marzo, el Parlamento británico aprobó la ley que autoriza expresamente a May a iniciar ese recorrido que culminará en el abandono de la UE. La Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores votaron finalmente en contra de las dos enmiendas que se había presentado a la norma: la que pedía el reconocimiento de los derechos a los inmigrantes de la UE en suelo británico y la que reclamaba la aprobación parlamentaria del acuerdo final del Brexit.

Pese a la derrota parlamentaria de los impulsores de la enmienda con la que se pretendía proteger a los trabajadores extranjeros -entre ellos el exviceprimer ministo y liberal-demócata Nick Clegg que está casado con una española y cuya madre es holandesa- Davis dijo que asumía la “responsabilida moral” de garantizar los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido, reiteró que en los dos próximos año su situación no cambiará y prometió convertir el tema en prioridad absoluta al arranque de las negociaciones. La ley fue sancionada el jueves pasado por la reina Isabel II.

La aprobación de la ley del Brexit fue una especie de desquite para Theresa May, quien tan solo unas horas antes había tenido que escuchar como la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, le lanzaba un nuevo desafío y avanzaba u intención de convocar un segundo referéndum de independencia. Los votantes escoceses rechazaron la independencia en un 55% a 45% en el referéndum en septiembre de 2014. Sin embargo, el hecho de que Escocia votase por el 62% frente al 38% a favor del ‘Remain’, mientras que el conjunto del Reino Unido lo hizo por dejar el bloque común en un 52% frente al 48%, da muchas esperanzas a Sturgeon para conseguir la victoria.

A Sturgeon la sacó de sus casillas el anuncio de ‘Brexit duro’ que May hizo en enero, cuando entre los ‘doce mandamientos’ que guiarán el proceso incluyó el control total de la inmigración. Tanto Sturgeon como el ministro principal de Gales, Carwyn Jones, habían reclamado a Mayo a integración en el Mercado Único, con un status similar al de otros países. Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza están en la EFTA y el primer país también pertenece al EEA, que garantiza el libre movimiento de personas, mercancías, servicios y capital en el mercado único. Para Escocia, el Brexit podría suponer la pérdida de 80.000 empleos pero la opción de la independencia no le garantiza la permanencia automática en la UE. Tendría que negociar su adhesión desde cero y España, por ejemplo, podría negarse a aceptarla para no dar argumentos al nacionalismo catalán.

La confirmación oficial del 29-M ha llegado mientras Theresa May iniciaba en Swansea (Gales) la gira que le llevará también hasta Irlanda del Norte y Escocia para explicar su estrategia del Brexit.