Merkel amenaza a Turquía con prohibir actos electorales tras tacharla de ‘nazi’

La canciller Angela Merkel ha amenazado este lunes a Turquía con prohibir de manera permanente la entrada en Alemania a los responsables turcos que acudan al país a participar en actos de campaña a favor de Erdogan tras los ataques turcos.

prensa-turca

El gobierno alemán “se reserva el derecho de volver a examinar” las autorizaciones concedidas para la participación de responsables del gobierno de Ankara en mítines en suelo alemán, ha declarado Merkel en una rueda de prensa conjunta con el ‘premier’ japonés, Shinzo Abe, en Hannover. El ministro alemán de la Cancillería, Peter Altmaier, también ha condenado este lunes que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusara a la canciller, Angela Merkel, de “actuar como los nazis” y aseguró que “Alemania tiene su honor y su honor será defendido”.

El viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus ha rebajado tensiones tras la amenaza de Merkel y ha asegurado que Turquía “sabe muy bien lo que significan estas metáforas”, refiriéndose a las acusaciones de nazismo, y que si están haciendo este tipo de comparaciones es para que “Europa no vuelva a caer en la trampa del nazismo”. En una entrevista con la cadena de televisión N24, Altmaier ha reiterado el rechazo del Ejecutivo alemán a cualquier comparación con el nacionalsocialismo, pero no ha precisado qué respuesta puede adoptar Alemania y ha señalado que la prohibición de los mítines turcos en la campaña por el referéndum constitucional sería “el último recurso”.”No permitimos que ningún país, especialmente nuestros socios en la OTAN, pongan en duda nuestros valores” democráticos, ha insistido el ministro.

En rueda de prensa, la viceportavoz del Gobierno, Ulrike Demmer, ha asegurado que el Ejecutivo “observa con atención” la evolución de la retórica turca y ha vuelto a tachar de “inaceptables” las comparaciones con los nazis. Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Martin Schäfer, ha asegurado que comprende el enfado de la sociedad alemana con Ankara, pero ha rechazado responder “con la misma moneda” desde Berlín porque, dijo, quien se beneficia de la escalada verbal entre ambos Gobiernos es Erdogan y su campaña en favor de un sistema presidencialista.

Schäfer se ha remitido a una entrevista del ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, con el semanario alemán ‘Der Spiegel’, en la que afirma que es él quien elige quién puede insultarle y rechaza responder a las provocaciones con más provocaciones. “Somos un estado de derecho, ni indefenso, ni tonto, ni ingenuo”, ha recalcado el portavoz, quien ha señalado que no hay ningún plan para sancionar a Turquía por la retórica de su presidente.

El Ministerio de Asuntos Exteriores turco protestó además este fin de semana ante el embajador alemán en Ankara después de que en una manifestación kurda en Fráncfort se exhibieran símbolos del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.La policía responsable de mantener el orden en la manifestación investiga si varios participantes en la marcha cometieron un delito al mostrar esos símbolos y ha explicado que no actuó en el momento para evitar disturbios. El portavoz del Ministerio de Interior, Tobias Plate, recordó que en Alemania el PKK está prohibido desde 1993 y subrayó que es la policía quien sopesa cada intervención según los riesgos para la seguridad.Alemania, recalcó el portavoz de Exteriores, es un estado de derecho, mostrar determinados símbolos está prohibido y será perseguido.

Por otro lado, en el aniversario de la entrada en vigor del acuerdo migratorio entre la UE y Turquía, los portavoces del Gobierno alemán destacaron que “en su esencia funciona bien”, recordaron el descenso de las llegadas a las costas griegas y ratificaron su apoyo a Grecia. Según el ministro de la Cancillería, nunca ha habido miedo a que Ankara rompa el acuerdo porque beneficia a ambas partes y “Turquía no puede afrontar sola” la acogida de los cerca de tres millones de refugiados que se encuentran en su territorio.