El CESID también grabó una cita íntima del rey Juan Carlos en un chalet de Aravaca

En el audio, en muchas ocasiones ininteligible, se oye al monarca riéndose en un encuentro con una mujer

Rey Don Juan Carlos

Un nuevo capítulo cuestiona la imagen intachable mostrada por la Casa Real hasta que estalló el ‘caso Nóos’. El CESID, los servicios de inteligencia antecesores del CNI, espiaron también al rey Juan Carlos en un encuentro íntimo con una mujer en un chalet alquilado por el propio CESID con fondos reservados, publica este lunes OK Diario. En la grabación publicada por el periódico se puede oír al monarca en una situación distendida, aunque la conversación es en muchas ocasiones ininteligible.

La cita se produjo entre los años 1991 y 1994 en una vivienda ubicada en el número 6 de la calle Sextante, en el barrio madrileño de Aravaca, aunque fuentes del CNI la sitúan probablemente en 1993, momento en que se colocaron micrófonos en el armario del dormitorio principal. Estas escuchas se suman a las realizadas en el Palacio de La Zarzuela y mediante el teléfono móvil del Rey.

Un grupo de miembros del CESID díscolos habría sido el autor del espionaje en este último caso, sin el conocimiento de su director, Emilio Alonso Manglano. Sin embargo, según OK Diario, que sugiere que podría haber también imágenes de estos encuentros, uno de ellos habría decidido finalmente entregar los documentos a sus superiores.

En la grabación publicada este lunes, de una media hora de duración, se oye a Juan Carlos I charlando y riéndose con una mujer no identificada, aunque el diario deja claro que ha recortado los momentos más “comprometidos y explícitos” del encuentro para salvaguardar la intimidad del monarca.

En la conversación, interrumpida en varias ocasiones por llamadas telefónicas, los dos interlocutores hablan sobre la solicitud de un crédito y ella le menciona que hable con “Emilio”, nombre que fuentes del CNI atribuyen a un banquero ya fallecido.

El chalet de la calle Sextante fue alquilado por el CESID como presunto centro de operaciones, pero en realidad, afirma OK Diario, fue utilizado para asuntos secretos del rey Juan Carlos. La primera persona que apuntó a esta posibilidad fue la actriz Bárbara Rey, que desveló en enero encuentros secretos que la sociedad española había dado por seguros durante mucho tiempo pero que nadie se había atrevido a mencionar en alto.