Guerra no apuesta por ninguno de los tres candidatos de las primarias del PSOE

El ex vicepresidente y ex secretario general del PSOE considera, no obstante, que la opción de Susana Díaz es la menos mala

alfonso-guerra

Al ex vicepresidente del Gobierno y ex secretario general del PSOE con Felipe González, Alfonso Guerra, no le satisface ninguno de los tres candidatos a secretario general del PSOE que se enfrentan en las próximas primarias. El también presidente de la Fundación Pablo Iglesias, actual referente de la historia del socialismo español, considera que ninguna de las tres candidaturas (Susana Díaz, Patxi López y Susana Díaz) supone por sí sola una sólida alternativa para la recuperación de la unidad y el relanzamiento del partido, pero, según ha manifestado a sus allegados y amigos, consideras que la opción que representa la presidenta andaluza es “la menos mala”.

El hecho de que Félix Tezanos, su mano derecha como director de la Fundación Sistema y de su revista “Temas”, que también preside el ex número dos socialista, fuese uno de los presentadores de la candidatura de Pedro Sánchez en el Circulo de Bellas Artes y que estuviera acompañado por Manu Escudero, quien coordinó entre 1986 y 1991, por indicación del entonces todopoderoso vicepresidente, que fue su mentor político, el llamado ‘programa 2000′ (luego fue, entre noviembre de 2003 y enero de 2004) hizo pensar a muchos analistas políticos y cuadros socialistas que Guerra les había dado el visto bueno para apoyar a Sánchez. Pero no ha sido así.

Una vez más, dicen sus allegados, Guerra ha hecho gala de su independencia permitiendo a sus seguidores que opten por el candidato que quieran, aunque él ha dejado claro que no le atrae ninguno de ellos y que, en todo caso, considera que la opción de Susana Díaz es la menos mala. Ya en diciembre de 2012 aclaró frente a las peticiones de primarias de Carme Chacón para desplazar a Alfredo Pérez Rubalcaba que él no comparte “el criterio” con nadie porque tiene su “propio” criterio. “Toda mi vida he tenido criterio propio y además libertad para expresarlo”, destacó.

A finales del año pasado, en un artículo publicado en la revistas “Tiempo”, Guerra ya criticó la celebración de estas primarias y mostró su inclinación por la Gestora y por Díaz como mal menor. En el artículo, titulado “Las consecuencias de nuestros actos”, Guerra argumentó que “los que se sienten incómodos con la formación de un Gobierno del partido que ganó las elecciones tienen razones para sostener la idea contraria, […] pero tener razones no siempre significa tener razón”. En evidente alusión a Sánchez, el ex vicepresidente añadió que “no se puede actuar solo en función de la dignidad ultrajada de cada persona, hay que considerar lo que afecta a la colectividad”.

También escribió, en consonancia con las tesis que ahora defienden Díaz y López, que “el socialismo español debe construir su senda histórica defendiendo un proyecto autónomo, lo que no significa la imposibilidad de acuerdos con otras organizaciones cuando los intereses del país lo requieran”.