Benévola sentencia del ‘caso Nóos’: 6 años y 3 meses de cárcel para Urdangarin y la Infanta absuelta

La sentencia del juicio por el ‘caso Nóos’ absuelve a la Infanta Cristina, que no obstante tendrá que pagar una multa de 265.088 euros, y condena a su marido a 6 años y 3 meses de prisión, una pena sensiblemente inferior a la petición del fiscal, que era de 19 años. De los 17 acusados, el que recibe la condena más alta es el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, a quien se castiga con 8 años en prisión.

cris-iñaki

La Infanta tendrá que pagar la multa como responsabilidad civil a título lucrativo pero ha sido absuelta de los dos delitos fiscales cometidos en los años 2007 y 2008 de los que la acusaba el sindicato Manos Limpias como cooperadora y por los que le pedía ocho años de cárcel. Iñaki Urdangarin sí ha sido condenado a seis años y tres meses de cárcel por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y esos dos delitos fiscales. Le imponen, además, una multa de 512.000 euros. El marido de la Infanta ha sido condenado, en definitiva, por utilizar el Instituto Nóos y entidades satélites para saquear fondos de instituciones públicas de Baleares, Valencia y Madrid.

Según detalla la resolución, la contratación por parte de la empresa que compartía Urdangarin con su socio Diego Torres se llevó a cabo “prescindiendo de la tramitación legal que era aplicable” y valiéndose, en el caso del esposo de la Infanta, de su “íntima relación de amistad” con personas bien posicionadas institucionalmente. Tanto Torres como Urdangarin tributaron a través del Impuesto de Sociedades lo que en realidad eran rendimientos de su actividad profesional que tendrían que haber declarado como IRPF. Por ello aplicaron deducciones a las que no tenían derecho.

Durante el juicio, Urdangarin declaró ante el tribunal que la actividad del Instituto Nóos era “totalmente transparente” y contaba siempre con la supervisión de la Casa Real a través del secretario de las infantas, Carlos García Revenga. Según él, nunca recibieron un reproche por lo que hacían y explicó que también fue tutelado por la Casa Real en su salida de la entidad después de que se cuestionaran sus contratos con instituciones públicas. Y se escudó en que no participaba ni tenía conocimiento de la gestión administrativa del Instituto Nóos, alegando que “nunca” fue “comisionista de nada” ni cobró “ningún peaje”.

Con esta sentencia, Iñaki Urdangarin se ha convertido en el primer familiar de un Rey que ha sido condenado a prisión por un tribunal desde la reinstauración de la monarquía en democracia. Su mujer, que se ha librado de la condena, ha sido por su parte la primera Infanta de España que se sienta en el banquillo de los acusados. Cristina de Borbón no solo ha sido absuelta sino que tendrá que pagar en concepto de responsabilidad civil una cantidad inferior a la que ya había consignado (casi 600.000 euros frente a los 265.088 que le impone el tribunal) por lo que ahora tiene derecho a devolución.

La Infanta y el triunfo de la táctica del “no sé, no me acuerdo, no me consta”

En el caso de la Infanta, puede decirse que ha triunfado la estrategia de defensa de “no sé, no me acuerdo”, que fueron las dos respuestas más repetidas por la acusada durante su declaración ante el juez instructor, José Castro, y después durante el interrogatorio de su abogado en el juicio. Cristina de Borbón se amparó en la “confianza” que tiene en su marido para explicar su participación al 50 % en la sociedad Aizoon que fundaron juntos sin que ella se interesara siquiera por sus actividades. “Todo lo que hacíamos estaba controlado”, dijo sobre la creación de Aizoon en 2003.

Declaró que las decisiones las tomaba su marido, que ella no tenía poderes en la sociedad, ni recibía sus extractos bancarios, ni tampoco usaba la tarjeta visa corporativa a su nombre (“la custodiaba él”), ni asistió a ninguna junta, aunque su rúbrica aparece en las actas: “Me las pasaban a la firma y por la confianza que tenía en mi marido y en sus asesores, las firmaba”. La crearon “para canalizar los ingresos derivados del trabajo profesional en asesoría y consultoría” de su marido y sobre por qué ella firmó como copropietaria ha dicho: “Por confianza, así me lo pidió y yo lo acepté”.

Miquel Roca, abogado de la Infanta, no se ha cansado de repetir ante las preguntas de los periodistas que está “muy satisfecho” por la absolución de su representada. Roca, que ha bajado a la puerta de su despacho para atender a la prensa y que en un momento de sus declaraciones ha admitido que estaba “levitando”, ha señalado que la Infanta también está “satisfecha por el reconocimiento de su inocencia”, pero que “sigue convencida de la inocencia de su esposo”, Iñaki Urdangarin.

Los Reyes han conocido la noticia de la absolución de la Infanta mientras inauguraban una exposición en el Museo Thyssen. No han hecho ninguna valoración pese a la expectación mediática que les ha rodeado en todo momento. Hay que recordar que aunque Cristina de Borbón dejó de ser miembro de la Familia Real en el momento en que su hermano accedió al trono, no ha renunciado a sus derechos dinásticos y sigue siendo la sexta en la línea sucesoria, por detrás de la Princesa de Asturias, la infanta Sofía, la infanta Elena y los dos hijos de ésta. De hecho, ella no ha querido renunciar a esos derechos tal y como le pidió su padre, don Juan Carlos, a través de un intermediario.

Lo que sí perdió la Infanta fue el título de duquesa de Palma, del que la despojó Felipe VI, lo que provocó un enfrentamiento entre los dos hermanos, que se escenificó a través de un cruce de comunicados en el que la Infanta, primero, quiso presentar la decisión como una renuncia voluntaria al título y la Casa del Rey se vio obligada a desmentirla.

Torres, Matas y el el trato desigual a los dos antiguos socios de Nóos

Solo tres de los acusados del caso Nóos han sido condenados a penas de prisión no sustituibles por multas: Iñaki Urdangarin, 6 años y 3 meses; su exsocio Diego Torres, 8 años y 6 meses, y el expresidente del Govern balear Jaume Matas a 3 años y 8 meses, que en total suman 18 años y 5 meses de cárcel. La Audiencia de Palma también condena a otros 4 acusados de la rama balear, pero a penas de prisión que pueden ser sustituidas por multas, son el ex director general de Deportes José Luis “Pepote” Ballester; el exgerente de Illesport, Gonzalo Bernal; el exdirector del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), Juan Carlos Alía, y el exsecretario de Ibatur, Miguel Ángel Bonet.

La peor parte de la sentencia se la lleva Diego Torres, exsocio de Urdangarin y considerado el “ideólogo” de la trama corrupta cuyo epicentro era el Instituto Nóos. Su condena es de ocho años y seis meses de prisión y una multa de 1.700.000 euros, aunque la petición del fiscal era de 16 años y medio, muy por debajo de los más de 19 años que solicitaba para el marido de la Infanta. Ese desequilibrio en el trato que han recibido uno y otro se debe, según explican fuentes judiciales, al balón de oxígeno que proporcionó al exduque la última reforma del Código Penal siempre que devolviera el dinero malversado. Ya se habló de ello cuando el juicio aún se estaba celebrando.

“Resulta de aplicación -dice el fallo de la sentencia- la regla de determinación de la pena prevista en el art. 65.3 del Código Penal y la circunstancia atenuante simple de reparación del daño prevista en el art. 21.5 del Código Penal”. A Urdangarin, pues, le han aplicado la atenuante que contempla el artículo 21.5 del Código Penal: “La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral”.

Urdangarin habría devuelto 1 millón 200.000 euros, pero hoy por hoy no se ha recuperado todo el dinero que falta hasta los casi seis millones que habría defraudado el entramado corrupto. Concretamente, Anticorrupción cifró en 5.804.533,90 euros la cantidad abonada por la Generalitat valenciana y el Gobierno de las Islas Baleares a Nóos.

Torres sí ha conseguido que se cumpliera uno de sus principales objetivos en el juicio: que su mujer, Ana María Tejeiro, fuera tratado igual que la Infanta. De hecho, también ella ha sido absuelta aunque deberá responder a título lucrativo de 344.934 euros. Según la sentencia, Cristina de Borbón y Ana María Tejeiro “desconocían la existencia de los ilícitos penales (delito fiscal y malversación) y, consecuentemente “no participaron en su ejecución”. No obstante, el dinero de Aizoon, “ocultado y sustraído a la correspondiente tributación” y la cantidad malversada, integrada en el reparto de beneficios acordado por Urdangarin y Torres, “se incorporó al patrimonio de ambas esposas. Cristina de Borbón cargó a la tarjeta de Aizoon “gastos familiares (…) hasta la cuantía de 265.088 euros”, la cantidad que el tribunal le obliga a devolver. Como la hermana del Rey consignó en diciembre de 2014 un total de 587.413 euros, con lo que la diferencia entre ambas cantidades volverá a su patrimonio.

Matas, el único política que pagará su ciega sumisión a la Casa Real

La proximidad de Urdangarin a la Casa Real ha sido determinante para doblegar a los políticos”, es una de las conclusiones que recoge la sentencia y una de las claves del funcionamiento de la trama. Pero Jaume Matas ha acabado siendo el único político condenado en el caso Nóos, dado que el resto de políticos procesados han sido absueltos.

La Audiencia de Palma impone al expresidente balear tres años de prisión, multa de siete meses y 17 días a razón de una cuota diaria de diez euros y tres años de inhabilitación especial para empleo o cargo público estatal, autonómico o local por un delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito de falsedad en documento público y con un delito de malversación de caudales públicos. También le impone ocho meses de prisión y a cuatro años de inhabilitación especial para empleo o cargo público estatal, autonómico o local por un delito de fraude a la Administración.

Quedan absueltos Mercedes Coghen, que según el instructor intervino en un negocio del exduque con el Ayutamiento de Madrid, que en aquél momento dirigía Alberto Ruiz Gallardón, y al exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau. Igualmente, han sido absueltos los siguientes acusados: Miguel Tejeiro (absuelto por la retirada de la acusación), Marco Antonio Tejeiro Losada, Luis Lobón Martín, José Manual Aguilar Colás, Jorge Vela Bargués, Elisa Maldonado Garrido y Salvador Trinxet Llorca.

La sentencia del caso Nóos ha sido tomada por unanimidad por las tres juezas del tribunal: Samantha Romero (presidenta y ponente del tribunal), Eleonor Moyà y Rocío Martín. De esta última se había dicho que mantenía una postura discrepante por la rebaja de la condena que se quería imponer a Urdangarin a menos de la mitad de los años solicitados por el fiscal. Por ello, no se descartaba que emitiera un voto particular que, finalmente, no se ha producido.

RELACIONADO