Un acalorado debate marca el final de la campaña para el referéndum sobre el Brexit o que Reino Unido siga en la UE

Este martes se ha celebrado el último gran debate sobre el Brexit . A dos días del referéndum sobre la permanencia o salida de Reino Unido de la Unión Europea, seis contendientes se han medido en Wembley para contraponer sus argumentos en un acto retransmitido por la BBC. Los protagonistas indiscutibles han sido el exalcalde de Londres, Boris Jonhnson, ministro de Cameron sin cartera y cara visible de la campaña del Brexit junto a Gove y Farage, y el actual alcalde de la City, Sadiq Khan.

johnson-kahnJonhson ha hablado del miedo que proyectan los que apuestan por seguir en la UE, una vez más, y lo ha contrapuesto a la esperanza de salir de la UE. Ha vuelto a hablar de recuperar el control y ser un soporte para la democracia y dar voz a todos aquellos en Europpa que no la tienen, (los que quieren salir de la UE). “El jueves puede ser nuestro Independence day”, ha finalizado Johnson entre abucheos y aplausos.

Sadiq Khan ha asegurado que Reino Unido es un país soberano, como Alemania. Ha recordado que Reino Unido escogió estar en la UE y ahora va a decidir si sigue o no. Stuart ha asegurado que la UE se va a volver más insignificante si sigue expandiéndose y que hay que retomar el control para negociar con el resto de países del mundo. También ha remarcado la importancia de formar parte de la UE en materia de seguridad, por las extraditaciones y compartir los datos en la lucha contra el terrorismo. Khan -primer edil musulmán de la capital británica- ha acusado a Johnson de vender un “proyecto de odio” contra los inmigrantes.

En una entrevista publicada este miércoles por ‘The Guardian’, el primer ministro británico, David Cameron, alerta de que el Reino Unido corre el riesgo de “aislarse” si vota mañana en el referendo por la salida del país de la Unión Europea (UE). Cameron, que ha manifestado su apoyo público a la campaña por la permanencia (Remain), ha criticado el enfoque “estrecho de miras” que, según él, ha adoptado el bando favorable al “brexit” sobre inmigración durante el debate.

El político también ha lamentado el póster divulgado la pasada semana por el líder del eurófobo UKIP, Nigel Farage, que muestra a decenas de migrantes no comunitarios tratando de acceder a Europa, por considerarlo un intento de fomentar la intolerancia. “El motivo era muy obvio, fue un intento por dividir y fomentar la intolerancia para lograr un beneficio político, y se trató del enfoque equivocado”, ha lamentado el político conservador. A un día para el crucial plebiscito, Cameron ha opinado que el Reino Unido se convertirá en “un país insular y más encerrado en sí mismo” si los votantes se decantan por abandonar el bloque común.

Según el jefe del Ejecutivo, la inmigración -uno de los puntos más espinosos del debate, junto con la economía- debe ser abordada “con gran cuidado” pues este país “es tal vez la democracia multiétnica, multiconfesional con más éxito de la tierra”. “Siempre he creído que debemos ser capaces de hablar y debatir el tema de la inmigración. Pero siempre he creído que éste es un asunto que debe abordarse con cuidado”, ha dicho. En este sentido, ha subrayado que el Reino Unido “que alberga a muchísimas personas que han huido de la persecución y contribuyen enormemente” al país. Abandonar la UE enviaría “una mensaje muy claro de que rechazamos esta idea, de que el Reino Unido es estrecho de miras, insular y está encerrado en sí mismo”.

En otra entrevista concedida hoy a la BBC desde la ciudad de Bristol, Cameron defiende de nuevo que este país “es más fuerte y está mejor” dentro del bloque común e insta a los votantes a no respaldar el “brexit”, un escenario que “dañará” la economía nacional. “El Reino Unido es más seguro, es más fuerte y mejor como país si continúa dentro de la UE”, declara y reitera que permanecer dentro del club comunitario repercute positivamente en “el empleo y las oportunidades para los británicos” y “es mejor para los jóvenes y las generaciones futuras”. Al respaldar la permanencia, reconoce también que la Unión Europea “no es perfecta y necesita reformas” que “se llevarán a cabo”.

Los políticos intensifican hoy sus mensajes en una u otra dirección un día antes de que los votantes británicos acudan mañana a las urnas a partir de las 06.00 horas GMT -cuando abrirán los colegios electorales- para decidir si quieren que este país siga formando parte de la UE o, por el contrario, abandonan el bloque europeo. De hecho, Johnson también se está mostrando especialmente activo en esta campaña.

El mediático exedil ha visitado a primera hora el mercado de pescado de Billingsgate, al este de la capital británica, donde ha charlado con los empleados, se ha dejado hacer fotos, y ha urgido a los trabajadores a “creer” en las posibilidades de este país si abandonan el bloque común. “Ha sido una campaña fantástica y, obviamente, llegamos a las 24 horas finales. Un momento crucial, porque muchísimas personas tomarán ahora una decisión y espero que crean en nuestro país, en lo que podemos hacer”, ha confiado.

A su juicio, ha llegado el momento de “tener una relación totalmente nueva” con los “amigos y socios del otro lado del Canal (de la Mancha)”. “Es hora de defender la democracia, y cientos de millones de personas de toda Europa estarán de acuerdo conmigo”, ha opinado. “Es hora de dejar el sistema fallido y disfuncional de la Unión Euopea”, ha añadido en esta misma línea.

El político tory, a quien se ha criticado durante la campaña por emplear el debate para posicionarse a sí mismo como futuro Primer Ministro británico, ha abogado este miércoles por un sistema de inmigración para el país que ofrezca “unas políticas más justas a los países no europeos”. Según él, el “brexit” permitiría al Reino Unido erradicar “la inmigración descontrolada” procedente de la UE. Un voto por la salida sería “un gran, gran momento para la democracia en nuestro país y por toda Europea”, ha afirmado.

El exalcalde conservador también ha rechazado de plano los argumentos dados en las últimas semanas por organizaciones independientes como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de Inglaterra en los que se advierte contra las consecuencias económicas que conllevaría una salida del bloque comunitario.

 

RELACIONADO