Alianza libia logra entrar en Sirte y arrebatar el puerto a los yihadistas

En los combates, librados de madrugada en la carretera que conduce al puerto y las calles que llevan al centro de la ciudad, murieron al menos 11 soldados de la alianza y 30 más resultaron heridos

sirte

Fuerzas de la alianza de tropas creada por el gobierno de unidad libio rompieron el cerco yihadista y penetraron este sábado por las puertas este y oeste de la ciudad de Sirte, cuyo puerto lograron conquistar, según pudo comprobar Efe. En los combates, librados la madrugada de este sábado en la carretera que conduce al puerto y las calles que llevan al centro de la ciudad, murieron al menos 11 soldados de la alianza y 30 más resultaron heridos, confirmaron fuentes médicas.

Desde el pasado 4 de mayo, la alianza gubernamental de milicias bajo el mando del Gobierno de unidad se preparaba para asaltar Sirte, en poder de las fuerzas afines a la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde junio de 2015.

La última fase de la ofensiva comenzó en la tarde del viernes, con un asalto a las instalaciones portuarias, que las tropas de alianza lograron conquistar al ocaso, aunque las escaramuzas se sucedieron toda la noche.

Desde esa posición, situada a unos cinco kilómetros del centro urbano, unidades de infantería lograron progresar durante la noche hasta conquistar dos importantes posiciones: la isla de Abu Hadi, en la puerta este de la ciudad, y la Al Zafran, en el oeste.

En su avance, las tropas terrestres -en su mayoría procedentes de la vecina ciudad de Misrata- contaron con el apoyo de aviones de combate MIG y helicópteros artillados, que han bombardeado distintas posiciones yihadistas.

En el frente este, y sin coordinación con el resto de fuerzas, también se preparaba el Ejército regular libio afín al Parlamento en Tobruk que dirige el general Jalifa Hafter, exmiembro de la cúpula golpista que aupó al poder al fallecido dictador Muamar al Gadafi, antes de ser reclutado por la CIA y convertirse en opositor en el exilio.

El martes, fuentes médicas del hospital de la ciudad de Misrata, situada al oeste de Sirte, informaron de que al menos un centenar de soldados de la alianza han muerto desde que hace un mes esta fuerza emprendiera su ofensiva.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyó el alzamiento rebelde y contribuyó militarmente a la caída del régimen de Gadafi.

En la actualidad tiene tres gobiernos: uno en Trípoli, que la ONU considera rebelde; otro en Tobruk, que reconocen numerosos países, y un tercero, llamado de unidad nacional, que ninguno de los otros dos reconoce y al que apoyan la ONU y la Unión Europea (UE).

Del conflicto han sacado provecho los grupos yihadistas, y en especial la rama libia del EI, que en apenas un año ha avanzado desde su bastión en Derna (oeste de Libia) hacia las ciudades de Bengasi (la segunda en importancia del país) y la propia Sirte.