El PP sólo se plantea un debate a cuatro tras la petición del PSOE de un ‘cara a cara’ con Rajoy

El PP sólo se plantea un debate electoral a cuatro ante los comicios del 26 de junio, después de que el PSOE haya solicitado un 'cara a cara' entre el líder del PSOE y el presidente del PP y del Gobierno. En definitiva, el aparato socialista intenta por todos los medios revalidar a su candidato como líder de la oposición y alternativa a la presidencia del Gobierno y desde Génova se pretende todo lo contrario: ningunearlo reduciéndolo a uno más en el coro de dirigentes que disputan la presidencia a Mariano Rajoy y dejar que sean otros, concretamente Pablo Iglesias, quienes desactiven su discurso en el previsible cuerpo a cuerpo que se produciría al estar juntos en un mismo plató de televisión.

debate-900En el fondo de toda este tira y afloja sobre los debates subyace otro debate, el de qué líder y qué partido político puede ostentar el título de “alternativa del Gobierno”. Hasta ahora, era el PSOE quien disfrutaba de tal honor de forma incontestable, pero la irrupción de Podemos en el panorama político ha provocado que se tambalee su corona de líder de la oposición, más que nada porque el partido de Pablo Iglesias amenaza seriamente a los socialistas con arrebatarles el segundo puesto en la tabla de las formaciones políticas.

No cabe duda de que el desánimo provocado en la ciudadanía por el fallido intento de formar Gobierno tras el 20-D y la previsible subida de la abstención en las próximas elecciones dotan a la nueva campaña electoral de una especial relevancia. Y los debates son una pieza fundamental para promocionar las opciones que se disputan la posibilidad de formar gobierno tras el 26 de junio. Por eso, desde los aspirantes a escalar hasta la cima del triunfo, los que se agrupan en Podemos, no se descarta ninguna opción para pulverizar a sus oponentes. Nada le gustaría más a Pablo Iglesias que un cara a cara con Pedro Sánchez o con Mariano Rajoy. Pero eso, hoy por hoy, no es una opción factible para los mandamases de la próxima campaña electoral.

El Partido Socialista ya ha descartado un cara a cara entre Sánchez e Iglesias porque el único debate a dos que contempla es el que pueda producirse entre su líder y el del PP. Es su forma de apuntalar al secretario general como único aspirante a relevar a Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo. No lo ve igual Podemos, que afronta la campaña presentándose como una seria alternativa de Gobierno, aunque no quiera reconocer de forma explícita su estrategia para adelantar al PSOE, el comentado ‘sorpasso’, y se dedique a publicitar que su único objetivo es superar al PP, Pero, se admita o no públicamente, el segundo puesto de la tabla es lo que también se juega en estas elecciones, una vez que todas las encuestas coinciden en que el PP seguirá siendo el partido más votado aunque lejos de la mayoría absoluta.

De ahí que tenga tanto interés cómo se articulan los debates de la campaña. El PP ha avanzado que va a proponer un debate a cuatro que enfrente a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. En ‘Génova’ argumentan que es difícil defender sólo un debate a dos entre Rajoy y Sánchez después de que Podemos y Ciudadanos lograran representación parlamentaria en los comicios de diciembre. Pero lo cierto es que, viendo el tono en el que se está desarrollando la precampaña, no les viene nada mal sentar en un mismo plató a dos líderes cuyo enfrentamiento está garantizado, Sánchez e Iglesias, dejando a los otros dos, Rajoy y Rivera, de meros espectadores y de probables ganadores del debate. Como el líder de Ciudadanos no es una seria amenaza para el del PP sino más bien un previsible aliado, todo quedaría en casa y el beneficio sería para la derecha ante una izquierda dividida y enfrentada.

Además, no cabe duda de que a Rajoy le quedan pocas ganas de debatir con Sánchez tras la experiencia de la campaña del 20-D, cuando el secretario general del PSOE, en su intento de acorralarlo con la corrupción, llegó a decirle “usted no es decente”. El jefe del Ejecutivo calificó de “ruin y miserable” su crítica y le recordó el caso de los ERE.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, que ha comunicado la postura de su partido tras la reunión del Comité de Campaña, ha subrayado que el debate a cuatro es “el formato más idóneo” porque es “el que mejor representa la pluralidad” del nuevo Parlamento. “Es lo que los españoles estaban esperando y lo que los medios estaban reclamando”, ha opinado el dirigente del PP en declaraciones a los medios en la sede de Génova. Pero, como al PP no le va nada mal la bronca de los líderes de la izquierda que se traduce en la división del voto en esa franja del espectro político, Casado no ha cerrado la puerta a que en vez de Sánchez, el contrincante de Rajoy fuera el líder de Podemos, Pablo Iglesias. “Habría que evaluar quiénes serían las dos fuerzas que las encuestas reflejan con mayor importancia de cara a los comicios”, ha comentado el vicesecretario de Comunicación.

El PP tiene sobre la mesa una veintena de propuestas de debates con distintos formatos, a dos, a cuatro y a siete, aunque Casado ha dicho desconocer si hay alguna solicitud de cara a cara entre Rajoy e Iglesias. “Hay tantas peticiones que hay que ir analizándolas una a una”, ha apuntado. Casado ha subrayado que el PP va a estar presente en todos los debates que se celebren, ya sean organizados por medios de comunicación, universidades o foros cívicos. “Desde el principio, hemos dicho que no va a haber silla vacía del PP”, ha remarcado y ha justificado que el PP solo contemple un debate a cuatro con Rajoy al tratarse de una campaña “corta” y en la que el candidato a la reelección tiene que “estar en todos los territorios y en otros formatos televisivos”.

El director de campaña del PP, Jorge Moragas, se va a poner en contacto con sus homólogos de PSOE, Podemos y Ciudadanos para perfilar los detalles y quién organiza el debate a cuatro que propone Rajoy. En la anterior campaña, Rajoy solo participó en el cara a cara con Sánchez, puesto que en el debate a cuatro, su puesto lo ocupó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Casado ha señalado que el deseo del PP es “intentar ser ecuánimes con los tipos de audiencia y con los distintos grupos de comunicación” y equilibrar los formatos, para que haya debates y entrevistas.

Por lo pronto, lo que sí esta cerrado es que Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias se someterán a preguntas formuladas por un grupo de niños de entre 5 y 12 años, en el programa ’26J. Quiero gobernar’ que Telecinco estrenará próximamente y que moderará Ana Rosa Quintana. Según ha informado la cadena de Mediaset España, los niños plantearán sus inquietudes a los políticos y los asuntos que a sus ojos son importantes para España, en distintas entregas, que Telecinco producirá en colaboración con Cuarzo TV. Se prevé que Ana Rosa Quintana reciba a cada candidato a la presidencia y, después de comentar con él algunas cuestiones relacionadas con la actualidad política, le conducirá al plató donde los pequeños entrevistadores le estarán esperando.

RELACIONADO